jueves, 26 de diciembre de 2019

La Tortuga Búlgara se marcha de Bulgaria


Escribo este post, que probablemente sea el último del año 2.019, para comunicar lo siguiente: he abandonado Bulgaria.

El 20 de diciembre abandoné Sofía con 5 maletas y aterricé en Madrid, ciudad en la que me estableceré a partir de ahora. Los motivos que me han llevado a tomar esta decisión son varios: familiares, laborales y personales. No siempre hay una razón aunque en mi caso particular los motivos personales son los que más peso han tenido.

Llegué a Sofía en septiembre de 2.016 con muchas ganas y proyectos. Estaba en 4º curso de la universidad, era estudiante de erasmus y casi desde el principio de mi estancia tuve que claro que un año me sabría a poco y que no sería suficiente para empaparme de la cultura del país y para perfeccionar el idioma.

Fue esa la razón por la que busqué trabajo, primero en un call center, y más adelante, en el Instituto Cervantes de Sofía. Ha sido mucha la gente, incluído yo mismo, que pensaban que no había marcha atrás y que mi estancia en Bulgaria sería ya definitiva.


Nada es eterno en este mundo y aunque esta decisión me ha llevado muchos quebraderos de cabeza, en parte por la estabilidad que dejo atrás y por la aventura que supone encontrar trabajo en uno de los paises con mayor precariedad laboral y desempleo de Europa, tengo ilusión y ganas de vivir en España.

Finalmente tomé la decisión y aquí estoy, escribiendo desde el barrio madrileño de Legazpi. Son varias las personas que, atónitas tras conocer la noticia de mi marcha, me han preguntado: ¿y el blog qué? El blog evidentemente continuará. Bien es posible que ralentice un poco las publicaciones, porque ahora me espera una etapa un poco complicada de asentamiento, búsqueda de empleo y piso, pero evidentemente continuará. El blog nació cuando vivía en España, por lo que el hecho de que abandone Bulgaria no va a afectar a su continuación. Posiblemente afecte al contenido, ya que estando fuera de Bulgaria no voy a poder escribir de experiencias o viajes por el país, pero la literatura, la poesía y la cultura búlgaras, seguirán conmigo vaya donde vaya.

Una semana antes de coger ese avión pasé por la librería български книжици y me compré unos 20 libros, que, sumados a otro tanto que ya tenía, me he traído a España. Mi compromiso con la poesía en general y con la poesía búlgara en particular no va a irse a la mierda de la noche a la mañana. Forma parte de mí. Por lo que, esté donde esté, seguiré leyendo, traduciendo y escribiendo.

Gracias a mis amigos y a mi familia, quienes me han apoyado en todo; tanto como cuando decidí estudiar un idioma poco perspectivo y de un país desconocido que les era totalmente ajeno, como cuando decidí quedarme viviendo en Bulgaria.

Gracias también a la Asociación de Periodistas Hispanohablantes de Bulgaria, que destacaron la labor de mi blog en dos ocasiones, en especial a su ex-Presidenta Kadrinka Kadrinova. Gracias a todas las hispanistas y poetas búlgaras que he conocido a lo largo de estos años y que sé que valoran mi trabajo, en especial a Liliana Tabakova, Rada Panchovska y  Zhivka Baltadzhieva.

Con Vladimir Sabourin
Gracias, cómo no, a mis amigos poetas de la revista Нова социална поезия, en especial a Vladimir Sabourin, quien no solo tradujo gran parte de mis poemas del español al búlgaro en un momento en el que yo no me atrevía a hacerlo, sino que también ha confiado en mi poesía y en mis traducciones y ha sido el corrector de mis traducciones al búlgaro. (Aprovecho la ocasión para contaros que el próximo número de la revista contará con varios de mis poemas, escritos por mí en búlgaro, y con traducciones que he hecho al búlgaro. Podéis seguir la actividad de la revista en su página de fb)

Con los poetas búlgaros Kiril Vasilev y Cristina Vasileva
Gracias también a mis amigos de Sofía: a Borís, a Liubomir, a Yordan, a Zaira y a Álvaro, quienes me prestaron mucho apoyo emocional y me animaron a hacer lo que sentía que tenía que hacer. 
Con Liubomir y Borís
Gracias también a mis camaradas de los colectivos джендър sofiotas: a los anarquistas, transfeministas y travestorros de Фабрика Автономия, ЛевФем и асамблея за земята и хората. Gracias por vuestra labor, por vuestro activismo, por vuestra resistencia. En especial gracias a Meta, Viktor, Kristina y Darina.

Пияни драг кралици и млади леви активистки обсъждат консервативния завой на БСП и истерията относно Истанбулската Конвенция. София, афтърпрайд парти, юни 2019 г.
Un abrazo muy fuerte a todos. Nos vemos por Madriz.

1 comentario:

  1. Hola, Marco. No te discuples, que nadie te va a culpar por tomar tus decisiones personales, y no debes ninguna explicación. Tú ya has hecho muchísimo por popularizar la cultura búlgara y te has adentrado en ella con gran amor y respeto, lo sabemos y te seguiremos leyendo con mucho gusto, allá donde estés. Esto no es un adiós, es un hasta luego. Un abrazo y hasta siempre.
    Bianka Aleksandrova

    ResponderEliminar

En el filo de la aguja, un poema de Ruzha Velcheva en búlgaro y en español

Ruzha Velcheva nace en 1946 en Pavlikeni (Bulgaria). Desde 1956 reside en Veliko Tarnovo. Inginiera de profesión, escribe poesía y ha...