domingo, 28 de julio de 2019

¿Por qué es difícil integrarse lingüísticamente en Bulgaria?




Los que seguís mi blog probablemente sepáis que este nació, o mejor dicho se transformó, a raíz de mi creciente interés hacia la lengua y literatura búlgara: siendo estudiante de búlgaro en la Universidad de Granada empecé a escribir artículos sobre Bulgaria, pero fue en el año 2016 cuando vine a Sofia para establecerme, en principio, de manera temporal.

La inmensa mayoría de artículos que publico tiene un interés divulgativo, algunos son artículos relacionados con la cultura del país, otros muchos de poesía traducida al español y otros de lingüística. En general, el objetivo del blog es dar a conocer Bulgaria.

Gran parte de los que seguís mi blog sois búlgaros hispanohablantes, que por alguna u otra razón vivís en España. Sabéis lo duro que es estar lejos de tu país, adaptarte a otra cultura y a otro idioma. Y mi caso no podría ser menos. Es por ello que en este post quiero hablar de un pensamiento que recorre mi mente en los últimos meses, y este es lo complicado que puede llegar a ser integrarse en un país plenamente.

Hablar el idioma no es garantía alguna de estar integrado en un país. No hablar el idioma como un local, por pocos errores que cometas, por poco acento que tengas... Si no hablas el idioma como un búlgaro es muy complicado que tu nivel de integración en una reunión, grupo, sea el mismo que el de un nativo, y voy a explicar mi teoría:

Los búlgaros no están acostumbrados a escuchar acentos raros

Voy a comparar la inmigración en Bulgaria con la de España porque son los casos que me tocan. En España estamos acostumbrados a tener inmigrantes latinoamericanos, africanos, asiáticos, europeos...  Desde pequeño he escuchado marroquíes hablando en un español fluido pero con un acento peculiar; he oído africanos hablando en un perfecto acento gaditano en el mercadillo, instando a las marujas a comprarse una oferta 2x1, pero con golpes de voz propios de su lengua materna. He escuchado mil veces un acento francés o inglés en español y nada me asusta. En Bulgaria, sin embargo, solo se conciben tres posibles acentos: el búlgaro literario, el búlgaro de provincias y el búlgaro-macedonio. Todo lo que se sale de ahí es imposible, incomprensible. Por muy bien que hables, se nota que no eres búlgaro y eso tiene consecuencias a la hora de llevar a cabo una conversación normal y fluida.

A raíz de esta teoría voy a explicar los fenómenos que en mi opinión dificultan la integración completa:

Fenómeno 1 - Hablas de puta madre

Cuando te oyen pronunciar bien una palabra, aunque esta sea un simple здравей, te felicitan. Ellos saben que su idioma es difícil, que son los culpables de haber traído al mundo eslavo este alfabeto con estos fonemas impronunciables para el resto de europeos. Saben que una з es difícil de pronunciar para un español. Por no hablar de la ш, ц, ж o de la щ o la Ъ. En un principio los búlgaros son exageradamente agradecidos. Que intentes decir algo en su idioma, aunque sea un казвам се Марко les halaga pero esto por desgracia es un estado de sorpresa que dura pocos segundos.

Fenómeno 2 - Excuse me?

Esto es algo que ya apenas me pasa porque hablo con mucha soltura, pero al principio me ocurría con frecuencia: intentan pasar al inglés. Da igual que hayas hecho una frase tú solito, con sus nexos y su verbo perfectivo conjugado perfectamente. Ellos notan un acento raro y directamente te dicen de pasar al inglés. Así, sin más. Y si por lo que sea han estudiado un año de español en el colegio como segunda lengua, aunque hayan olvidado todo, van a intentar practicarlo.

Еsto es algo que hace ya tiempo que dejó de pasarme pero hace poco me volvió a pasar. Con un chico estábamos hablando tan normal y cuando en la conversación le dije que era de España su respuesta fue искаш ли да минем на английски? (¿Quieres que hablemos en inglés?). Da igual que los primeros cinco minutos haya sido capaz de llevar una conversación lógica, normal, fluida. Ya están confirmadas sus sospechas: soy un guiri y eso es motivo suficiente para que él practique su inglés con alguien que probablemente hable inglés peor que él (como es el caso de los españoles en general y el mío concretamente).

Fenómeno 3 - Раз-би-раш-ли-ме-ка-то-ти-го-во-ря?

Otra veces ocurre esto: están tan sorprendidos de que un extranjero hable con ellos en su idioma que directamente te preguntan si les entiendes, normalmente ralentizando su discurso, diciéndote sílaba por sílaba. Aunque llevéis hablando 15 minutos con total normalidad, aunque respondas lógicamente a sus enunciados. Da igual. No pueden concebir que estés comprendiéndoles.

Otra versión de este fenómeno es respecto al léxico: разбираш ли тази дума? знаеш ли какво означава това? Interrumpen la conversación con frecuencia para preguntarte si entiendes la palabra que él acaba de usar y a la que tú has reaccionado correctamente.

Fenómeno 4 - Браво! o el mono de feria

Esta es una de las partes más incómodas y es cuando están todo el rato demostrándote y alabándote porque sabes su idioma. Te preguntan: ¿cómo es que sabes esa expresión? o te dicen algo así como много точно си употребил този израз (has usado correctamente esta expresión). Da igual que haya otras 4 o 5 personas delante. Da igual que la conversación vuelva a ser interrumpida. No importa.

Este fenómeno también se suele dar al comienzo de las conversaciones o cuando te presentan a alguien como "este es el español que habla búlgaro". Normalmente ese alguien, en lugar de preguntarte cómo te llamas te dice: a ver dí algo que te oiga. Te convierte en el centro de atención por un momento y es una situación algo desgradable. Por lo menos para mí.

Fenómeno 5 - Esto no es así.

Bueno, este fenómeno va muy ligado al fenómeno 1. Nadie se lo va a creer pero me ha pasado tela de veces que en una misma conversación alguien me diga lo bien que hablo y 10 minutos más tarde empiece a corregir mis errores. Quizás yo he tenido mala suerte, pero me ha pasado muchas veces que alguien, al oír mi error, gramatical o de acentos, esta persona lo repita y se ría. Pedagogía cero.

En mi caso los errores más comunes suelen ser de acentos ya que tengo un buen control gramatical y tengo un buen léxico, pero mucha veces pongo el acento donde no es, y aquí viene el fenómeno 6.

Fenómeno 6 - Hablas como un macedonio.

Me ha llegado a pasar que me presenten como macedonio, y esto es muy absurdo: no soy macedonio y no hablo como un macedonio. Por mucho que cambie los acentos, el macedonio (lengua macedonia para los macedonios y dialecto macedonio para los búlgaros) es mucho más que eso: tienen palabras distintas, serbismos, doblan los complementos directos, forman los sustantivos verbales de distinta manera... No, no hablo con acento macedonio por mucho que a veces pueda decir дéте en lugar de детé.

Este fenómeno está relacionado con el hecho que he comentado al principio de que los búlgaros no están acostumbrados a tratar con extranjeros que hablen su idioma. No están acostumbrados a escuchar un acento español, francés o inglés en su lengua. Por ello cuando encuentran alguien como yo intentan encajarme en algún sitio y puesto que ni hablo búlgaro literario perfecto ni búlgaro de provincias y me equivoco con algún que otro acento... ¡Pues soy macedonio!




¡Síguenos en facebook y entérate de nuestras novedades! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

10 poemas de Aycha Zaralíeva en búlgaro y en español

Aycha Zaralíeva (Turgovishte, 1986). 33 años más tarde reside en Sofía, donde trabaja como médico y profesora de medicina y rehabilitación...