Entrevista: hablamos con Marta, la "Mamá española en Bulgaria"

by - julio 19, 2018


Mamá española en Bulgaria es un blog en español con información sobre la cultura y tradiciones de Bulgaria, así como las experiencias de una española que lleva viviendo en Bulgaria desde hace 9 años. Marta es un referente de la cultura búlgara en el mundo hispanohablante y a su blog acuden muchas personas que por alguna u otra razón quieren conocer un poco más sobre Bulgaria. Pero, ¿quién está detrás de este proyecto? ¿Quién es la mamá española en Bulgaria?

¿Cuándo llegaste a Bulgaria y por qué tomaste esa decisión?

Llegué a Bulgaria hace algo más de nueve años. El por qué no tiene mucho misterio, mi marido es búlgaro y simplemente era cuestión de elegir, o su país o el mío. Nos decantamos por Bulgaria porque él es hijo único, sus padres se van haciendo mayores y no tienen a nadie más, mientras que los míos tienen otros cinco hijos y no se quedarán solos (o eso pensaba yo, porque ahora sólo me quedan dos hermanos en España).

Realmente no vine a ciegas, porque antes de mudarme a Sofía pasé cuatro años viniendo cada verano, Navidad y Semana Santa, y ya sabía con qué me iba a encontrar.

¿Qué es lo primero que más te chocó y lo que más te gusto? ¿Tu primera impresión más sincera del país?

Me chocó el tarator (sopa fría de yogur y pepino), y mucho. Tardé años en acostumbrarme. Confieso que me sigue pareciendo raro, aunque en verano hago al menos un litro a diario porque es muy refrescante.

Lo que más me gustó y me sigue gustando, probablemente la comida. La gastronomía búlgara es muy variada, hay para todos los gustos, y ya que comemos varias veces al día, tiene su importancia poder disfrutarlo en vez de sufrirlo.

Mi primera impresión fue que los búlgaros parecían muy acogedores porque en todas partes me recibían bien, y una década después, igual. Siendo realista, imagino que ser blanca, española, y estar casada con uno de los suyos ayudó. Si hubiera sido, por decir algo, de tez oscura y de algún país de África u Oriente Medio, no sé si me hubiera integrado tan rápidamente.

Llevas ya nada menos que 9 años en el país, estás completamente integrada y tienes amigos búlgaros. ¿Había por entonces españoles en Bulgaria? ¿Conociste a otras personas en tu situación?

Sinceramente, imagino que algún español habría en aquella época, pero no lo sé porque no los busqué. Lo hice a propósito, para obligarme a aprender búlgaro y a relacionarme con búlgaros, sabiendo que si encontraba españoles me acomodaría y quizá no me esforzaría tanto en aprender el idioma. Nada motiva tanto como una ligera desesperación controlada.

Creo que pasé unos seis o siete años sin ver ni un solo hispanohablante aquí, y cuando empecé a conocer a alguno fue porque me buscaban ellos a mí, no yo a ellos.


Tu blog tiene muy buen posicionamiento en internet y tu público es bastante agradecido y suele recibir muy bien tus posts. Cuando empezaste con el blog, ¿esperabas llegar a los 7000 seguidores en facebook? ¿Cómo has asimilado esa fama?

No me lo esperaba ni de lejos. Creo que al principio funcionó un poco por el “boca a boca”, y gracias a los lectores que compartían mis publicaciones fueron llegando otros. En España hay muchísimos búlgaros, que a su vez tienen amigos y familia, y supongo que les gusta leer cosas de su país y poder compartirlas con sus amigos españoles. También hay búlgaros que han crecido fuera de Bulgaria y muchos descendientes de búlgaros en Latinoamérica, que están muy interesados en leer sobre gastronomía búlgara, lugares y tradiciones.

Por otro lado no hay demasiada información en Internet sobre Bulgaria en español, y cuando alguien busca algo en Google sobre el tema, suele acabar en mi blog (o en el tuyo).

Realmente esa “fama”, como dices, se debe en gran parte a los lectores, porque un blog no es nada sin sus lectores. Ya es un signo de aprobación que lean y que comenten, pero que compartan lo que escribes ya el mayor premio que puede recibir un blogger, porque significa que les encanta. Eso es lo que da energías para seguir adelante en los días malos, cuando uno tiene ganas de cerrar el blog.

Hablando ahora de tus seguidores, ¿has tenido algunas experiencias desagradables con haters? En un post comentabas algunas de las cosas más extrañas que habías recibido por mail. ¿Algún anécdota desagradable que compartirnos? ¿Y el mensaje más motivador?


Yo creo que todo blogger tiene haters, pero por suerte, en mi caso recibo cientos de mensajes positivos por cada troll que asoma la nariz. Antes les respondía, ahora ya he aprendido a aplicar el famoso “Don’t feed the troll” y les ignoro, y en casos extremos, bloqueo. Lo gracioso es que suelen ser muy cobardes y atacan más en privado que en público. Cuando lo hacen en público yo no tengo que hacer nada, porque suelen ser otros lectores los que les bajan los humos.

La mayoría de lectores son gente muy maja, me dan mucho feedback que me ayuda a corregir errores y a ver qué gusta y qué no, aportan más datos que puedo añadir a los artículos, me dan ideas para futuros post… A muchos ya les conozco por el nombre, de verlo a menudo.

Mensajes motivadores… es difícil elegir solo uno. Una vez me escribió una niña de 12 años, búlgara pero nacida en España, que hacía un trabajo escolar sobre su desconocido país de origen. También me escriben familias que han adoptado niños búlgaros y quieren enseñarles cosas sobre su país de origen o venir de vacaciones… Otras veces son turistas que han regresado de Bulgaria y me escriben para contarme lo mucho que les ha gustado el país, o búlgaros agradecidos porque doy a conocer su país. Todos estos mensajes los tengo guardados.
Mantienes a salvo tu anonimato, y como los lectores habrán notado en esta entrevista no hay ninguna foto tuya. ¿Alguna vez te han recriminado esta actitud? ¿Te ocultas por algún motivo concreto? Normalmente a los seguidores de una página les gusta saber quién está detrás de ella, ¿qué le dirías a aquellos seguidores a los que les gustaría saber un poco más de tí?

Mantengo el anonimato por varios motivos. En primer lugar, yo no soy nadie especial, aquí lo que importa es dar a conocer Bulgaria, no a mi. Y por otro lado, una vez que algo se publica en Internet (una foto, datos personales) se pierde el control sobre esa información, y realmente no veo la necesidad de que haya datos sobre mi pululando por ahí.

Sobre todo cuando tengo trolls especialmente malos agradezco mucho este anonimato.

Creo que en el entorno blogger actual hay una sobreexposición brutal, hay gente que no se guarda nada, y aunque obviamente cada uno puede hacer lo que quiera, yo no quiero ser así porque me parece imprudente e innecesario.

Por suerte la mayoría de mis lectores son muy razonables y yo creo que entienden y respetan que mantenga el anonimato.




La Tortuga Búlgara y la Mamá Española en Bulgaria
¿Con qué frecuencia vuelves a España? ¿En casa en qué idioma habláis? ¿catalán, español o búlgaro? ¿Viene tu familia a menudo a visitarte?

Voy a España una vez cada año o año y medio, aunque últimamente he ido con más frecuencia porque a mis hermanos les ha dado por casarse uno detrás de otro, con pocos meses de diferencia.

En casa hablamos español y búlgaro: mi marido les habla a los niños en búlgaro, yo en castellano, y entre nosotros español aliñado con términos búlgaros. Mi hija mayor habla ambos idiomas a la perfección, y cuando viajamos a Barcelona va aprendiendo catalán.

Me han visitado mi madre y dos hermanas, el resto aún no, están repartidos por todo el mundo.

¿Has pensado en solicitar la nacionalidad búlgara? ¿Piensas quedarte aquí para siempre?

Alguna vez he pensado en solicitar la nacionalidad búlgara, sí, pero España no admite la doble nacionalidad, y no estoy dispuesta a renunciar a la española, así que de momento me quedo como estoy. Si en algún momento es posible, me gustaría ser búlgara además de española, por supuesto. Y sí, en principio la idea es quedarme para siempre.

Respecto al idioma, veo que lo hablas y escribes bastante bien. ¿Cómo fue el proceso de aprendizaje? ¿Qué te costó más? ¿Qué aspecto destacarías del idioma a la hora de su aprendizaje, en general y para un español?

Con el búlgaro ya me defiendo y eso me hace sentir mucho más cómoda en Bulgaria. Empecé haciendo tres cursos en la Universidad de Sofía, y una vez tuve la base de gramática ya fue cuestión de practicar: hablar, leer y ver la tele en búlgaro. Pero aún me queda mucho por aprender, sin duda. Probablemente seguiré aprendiendolo toda mi vida.

Lo que más me costó, y de hecho me sigue costando, son los verbos y las preposiciones.

Algo que facilita el aprendizaje del búlgaro para hispanohablantes es que se pronuncia tal como se escribe, y los sonidos que no existen en español no son complicados si sabes otros idiomas que los tengan (en mi caso, inglés y catalán). Y lo dificulta el hecho de que es una lengua eslava, que no tiene nada que ver con una lengua latina. En cambio el alfabeto, que es lo que más asusta al principio, no es un gran problema: son sólo 30 símbolos y se pueden aprender rápido. Obviamente no es un idioma imposible de aprender, simplemente a los españoles nos cuesta y hay que estar dispuesto a estudiar mucho al principio.

¿Algo a lo que todavía no te hayas acostumbrado? ¿Cómo fue hacer amistades aquí? Ahora que hablas el idioma no debe ser problema, ¿y cuando no lo hablabas?

No sé hasta qué punto estoy integrada, pero lo cierto es que cuando voy a España me siento extraña; me gusta, pero cada vez se parece menos a "volver a casa", ahora mi casa es Bulgaria.

A lo que aún no me he acostumbrado, y no sé si llegaré a hacerlo, es al frío que hace aquí en invierno. Soy muy friolera y lo paso muy mal de octubre a marzo. Algún año hemos estado a 20 bajo cero, y con esas temperaturas salir de casa es una tortura china para mí.

No me costó hacer amistades al llegar, porque mi marido es muy sociable y tiene muchos amigos, y cuando llegamos a Bulgaria estaban todos como él: recién casados, con niños... Así que pronto estuve rodeada de jóvenes familias en situación parecida a la nuestra. Al principio nos entendíamos en inglés, pero pronto empezaron a hablarme en búlgaro explicandome lo que no entendía, y así fui aprendiendo. Si realmente te quieres comunicar, el idioma no es una barrera tan grande, pero hay que estar dispuesto a ser humilde, preguntar lo que no sabes, aceptar correcciones y hacer el ridículo a veces.

Sobre tu trabajo, ¿a qué te dedicas exactamente?

Trabajo en la radio nacional, principalmente traduciendo las noticias y reportajes del búlgaro al español para la página web de la emisora y a veces haciendo entrevistas. Me gusta mucho mi trabajo, porque me permite seguir aprendiendo a diario el idioma y también historia, cultura, política, costumbres y tradiciones de Bulgaria.

La palabra que más te gusta y la que más te cuesta pronunciar.

Me encanta la palabra "palachinki" (creps), por alguna razón me parece muy gracioso cómo suena y además también me gusta mucho comerlos.

Y me cuesta muchísimo pronunciar la palabra más larga que existe en búlgaro, "НЕПРОТИВОКОНСТИТУЦИОНСТВУВАТЕЛСТВУВАЙТЕ" (que significa algo así como "no atentes contra la constitución") de una sentada. Por partes sí, pero todo seguido ¡soy incapaz! 


¿Qué pasará con tu blog en el futuro? ¿Lo piensas dejar en algún momento?


Eso de dejarlo lo digo cuando me agobio mucho, cuando algún cretino me plagia contenido o cuando tengo trolls especialmente puñeteros. Es complicado mantener un blog cuando casi todo el tiempo se lo dedico al trabajo y a la familia, por eso suelo dejarlo para la noche.

Lo que hago cuando veo que no llego a todo es bajar un poco el ritmo. Por ejemplo, antes publicaba varios post por semana, luego pasé a uno semanal, y ahora dos al mes. Mejor dos con un poco de cara y ojos que muchos escritos de prisa y mal. ¿Qué prisa hay? No tengo a ningún editor presionandome con plazos de entrega, aunque creo que la regularidad es importante para no descolocar a los lectores.
En principio no tengo planes de dejar el blog, porque me gusta escribir y aprendo mucho mientras me documento para nuevos artículos.

¡No olvides seguir en facebook a La Tortuga Búlgara y a Mamá Española en Bulgaria!

Descubre otras entrevistas similares:

-
La historia de Marina: una catalana completamente integrada en Bulgaria.
- Españoles de Bulgaria: Alina Vrabiy 
- Españoles de Bulgaria: Felicidad Flores
- Españoles de Bulgaria: Jose Antonio  
- Un español en la Bulgaria de 1878
- Génesis de un bulgarista: un encuentro con el lingüista Alfons Olivares Niqui.

You May Also Like

0 comentarios

1 de noviembre: Día de los Próceres de la Ilustración búlgaros

El 1 de noviembre Bulgaria celebra el Día de los Próceres de la Ilustración . Los próceres de la ilustración o los ilustrados son ...