martes, 13 de diciembre de 2016

SOFIA II, poema de Marco Vidal González





SOFÍA II

El eterno gris que tanto temía
se desespera ante mi indiferencia.

Yo he cambiado
susurra al eco
mi voz ya rota.
Incluso a mí mismo 
me veo reflejado
en el cemento intacto
que tanto detestaba.

Tanto horror arquitectónico
toda esta suma 
de hormigón+ladrillos+
deshumanización
postsocialista

incluso una sonrisa 
logra robarme.

Y hoy es un día cualquiera, 
es invierno
y estoy en el tranvía,

me bajo y observo la penumbra:
una anciana me pide un levche,
un ejecutivo enchaquetado 
campa a sus anchas
por las avenidas interminables
que desaparecen incautas 
entre la niebla que la abraza.

Solo... Es Sofía. 


Solamente es
mera indiferencia

Solamente es... Sofía. 




0 comentarios:

Publicar un comentario