miércoles, 21 de septiembre de 2016

Viaje a Skopje en tres días

Cuando llegamos a Skopje a las 3:15 de la mañana, y después de aquél trayecto en taxi hasta el hotel Pansion Bianko, nos tiramos en plancha en la cama, y al día siguiente sobre las 11 estábamos en pie, debido en parte al sol, pues en estos lares no abundan las persianas y el sol a través de la ventana puede despertarte fácilmente... 

EL MAPA

 

Y bueno, lo primero que hicimos fue ir a la recepción a pedir un mapa, pero para nuestra sorpresa ¡no tenían! Puse tal cara de asombro que me dijo la chica "esperad, ahora tal chico va al centro en coche y os acercará y os guiará un poco". La verdad que el hotel era céntrico, pero no estaba en el centro centro de la ciudad. Y esto, sumado al hecho de que no teníamos mapa, nos complicaba más aún poder ubicarnos bien. Así que nos montamos en el coche y el hombre nos dejó en el mismísimo arco del triunfo

Pues eso, nos dejó en el mismo arco, pasó por debajo y se paró en un lado de la calle, donde le esperaban dos mujeres con uniforme de limpiadoras.

Una vez en el centro, y en esa calle, siguiéndola toda recto acabas en la plaza principal donde hay muchas estatuas y fuentes y donde la más majestuosa es la de Alejandro Magno.


EL OLD BAZAAR O LA СТАРА ЧАРШИJА

 

Еl old bazaar es sin duda lo más interesante para ver en Skopje, quizás porque me encantan los edificios antiguos, la madera, la piedra... Quizás porque es el casco histórico. O quizás porque son los únicos monumentos de verdad... No sé. El caso es que es un barrio empedrado de callejones con casas de madera, preciosas, antiquísimas, de las cuales algunas están reformadas y otras están en completa ruina.

Estuvimos dando vueltas por este barrio que me recordaba al barrio Albaycin de Granada: lo más especial que tiene es pasear por el mismo sin más, detenerse ante sus edificios, contemplarlo.
Para comer hay muchas opciones: restaurantes tradicionales y en kebabchilnitsa. En esto último abunda la carne a la parrilla, pero bueno, siempre hay una shopska o unas patatas con sírene para los vegetarianos...


Esta comida nos costó unos 750 denares, unos 12.



LOS NUEVOS MONUMENTOS Y... LOS CONTRASTES

 

Los nuevos monumentos, fruto del proyecto SKOPJE 2014 del actual gobierno conservador, no tiene mucho que contar: básicamente consiste en un proyecto de remodelación de la ciudad, llenándola de monumentos, estatuas y edificios estatales que hacen alusión al periodo histórico de la macedonia clásica. También hay estatuas que no hacen alusión a nada, o que no se explica, pero que su estética es claramente un intento de neo-clasicismo.


Ministerio de Justicia




Skopje da la sensación de que hubiera salido del socialismo ayer

En la plaza de Alejandro Magno: un edificio nuevo con estatuas frente a uno viejo con claras deficiencias estéticas

Un río con escombros
 
Museo Arqueológico


Como habréis podido observar, muchas de estas construcciones están pintadas de colores, fruto de una serie de protestas que inundaron el país, pero especialmente la capital. Si tenéis curiosidad de saber un poco más del tema podéis leer esta entrevista que hice a una amiga activista en las protestas "Macedonia se encuentra en una profunda crisis política, económica, educativa, cultural"
En definitiva: es difícil que la sociedad de un país con tantos problemas económicos (gran desempleo, emigración, fuga de cerebros, ausencia de ayudas sociales, bajos salarios, míseras pensiones) comprenda por qué destinar tantísimos millones a la construcción de monumentos tan faraónicos, cuyo gasto final se multiplica al presupuesto estimado. (¿A qué nos recuerda todo esto?...)

EL LAGO MATKA

Nuestro último día en Skopje lo aprovechamos para ir al lago matka. El viaje dura una hora en el bus urbano nº 60, que sale de la estación de autobuses. Tiene una frecuencia mala, de unas dos horas, y el viaje es sin duda peculiar: se conoce la periferia de la ciudad y los pueblos que la continúan hasta llegar al lago, donde hay algunos restaurantes un poco caros pero asumibles.





ALGUNAS IMAGENES CURIOSAS

Embajada de Bulgaria en Skopje





Al salir de la estación de autobuses, en la avenida que da al centro comercial, hay un barrio muy interesante: es céntrico pero parece que estás en mitad del campo... Casas rurales, calles mal cuidadas, muchas casas viejas y en ruinas, y la naturaleza brota sin control: raices y plantas levantan el asfalto y las lozas, coches mal aparcados... Y a apenas 10 minutos andando del centro...
 



Desde este barrio puede irse andando al centro por el río, es un paseo muy agradable y hay vistas muy bonitas
 

  

Skopje es una ciudad de contrastes, pero sobretodo una ciudad en construcción: vayas donde vayas hay una obra, sobretodo de edificios estatales, pero incluso de iglesias
  
Entrada relacionada:
Las primeras impresiones sobre Skopje 
Ohrid en tres días 

   

0 comentarios:

Publicar un comentario