viernes, 30 de septiembre de 2016

7 cosas que me llaman la atención de Bulgaria

ADVERTENCIA: Este es un blog dedicado en su inmensa mayoría a la lengua y literatura búlgara y a mis experiencias en el país. No es un blog nacionalista, ni un blog que hable exclusivamente de lo bueno. Entre artículos, poemas y exaltaciones a la lengua de Bótev, vais a encontrar mis experiencias y vivencias en el país, y como es normal, no todas son positivas. La realidad de pobreza y miseria de gran parte del país es una realidad que intento mostrar con algunos artículos como este y este, y a través de mi poesía.

Aunque ya he visitado Bulgaria en cuatro ocasiones, es ahora, desde hace una semana, cuando estoy aquí establecido para pasar casi un año entero. Y hay varias cosas que llevaba tiempo apreciando y me gustaría compartir con todos... Algunas cosas no me gustan, otras me dan igual y otras simplemente me llaman la atención:

Baños sin ducha

 



Еl concepto mampara de ducha no ha llegado a muchos sitios... Y esto no quiere decir que los búlgaros no se duchen, sino que la ducha es de otra forma. Normalmente suele ser que la manguera está en la pared о en el lavabo, y en el centro del baño hay un desagüe que se traga el agua.

Problema: se llena TODO de agua, el váter, las paredes, todo el suelo.
Ventaja: no sé... Supongo que es más barato de construir, y que te ahorras poner una mampara de ducha o una bañera. Y también es apto para baños muy muy pequeños.

Pero de todas formas lo primero que pensé fue "tanto dinero cuesta una ducha normal, y sin embargo ponen el suelo del baño inclinado para que trague toooodo el agua?"


Restaurantes y cafeterías discoteca

 

De España se dicen muchas cosas... Y una de ellas es que gritamos en los bares y somos muy ruidosos. Pero, ¿cómo es en Bulgaria?
Pues bien, hay muchos restaurantes, normalmente por el centro, que son completas discotecas con platos de comida: hay televisores grandes, musica a todo volumen y camareras que parecen que van a hacer un striptis en cualquier momento. Y sí, estoy pensando en el restaurante Happy Grill.

Evidentemente la gran mayoría de restaurantes son normales, pero Happy Grill y otros tantos que hay por el centro como este, me recuerdan más al molesto ruido de los bares de España, pero peor, porque si les da por ponerte la canción más hortera del siglo, ¡te tienes que aguantar!


La forma de conducir

 

No me gusta generalizar pero... ¡En una semana aquí he visto más conductores imprudentes que en España en un año!
Por lo que he visto, muchos conductores conducen mal, dan acelerones continuos, corren mucho y hacen maniobras peligrosas.


La falta de semáforos y pasos de cebra

 

Quizás es que en España hay demasiados, incluso en cualquier calle pequeña puede haber un semáforo, pero es que aquí, ¡hay pocos! Y bueno, me cuesta acostumbrarme, la verdad, porque cuando estás en una avenida principal, van los coches a 80 km/h y tienes que cruzar sin semáforo... Tienes que meter el pie en el paso de cebra (si lo hay) y hacerle ver al conductor que viene tan rápido que vaya frenando, pero claro, esto siempre produce inseguridad y un poquito de miedo (por lo menos a mí).




Tratar de usted

 


En España yo he practicado búlgaro casi todos los días, pero siempre fue con amigos. Por lo que el usteo no lo tengo nada practicado, y me cuesta mucho tratar de usted a la gente que no conozco: se me olvida casi siempre. Cuando voy a comprar, muchas veces olvido conjugar el verbo en la forma de usted y, con razón, a veces me miran raro.

Negar al revés   

 

Que sí, que esta es la característica que más llama la atención a cualquier extranjero y la más comentada. Pero es que joder, es muy difícil acostumbrarse... Aunque lo sepas, si vas a una tienda, preguntas por algo y te dicen da negando con la cabeza... Aunque sepas que para ellos significa sí, te quedas unos segundos procesando lo ocurrido. Es una cuestión de práctica, supongo que en unos meses ya no me chocará, pero aunque eso lo sé, sigue sorprendiéndome mucho y no me acostumbro. 
 

Klek shops

 


Muchos conoceréis ya estan tiendecitas, son muy famosas porque son muy muy peculiares y un poquito incómodas para el consumidor. Suelen vender alcohol, bebidas, patatas... Como un kiosko español pero medio subterráneo, por lo que hay que agacharse para pedir.


A raíz de haber leído algunos comentarios despectivos y bastantes críticos con este post, solo quiero añadir que espero que nadie se ofenda, simplemente estoy diciendo cosas que me llaman la atención. Los que me conocéis sabéis que me encanta este país y su literatura. Siempre suelo hablar de literatura y lengua y, en definitiva, de cosas positivas. ¿Por qué no hablar también de algunas cosas que no son tan positivas o que, como ya he dicho, me llaman la atención?

Entrada relacionada:
В клуб перото 
5 razones para aprender búlgaro 

 ¡SIGUENOS EN FACEBOOK!

0 comentarios:

Publicar un comentario