domingo, 13 de septiembre de 2015

LA MUTACIÓN DE LOS CANIS, de MARCO VIDAL GONZALEZ

Los canis han mutado
Y esto me supone un gran problema:
parecen todos maricones


Maricas posmodernas
de estas, de pitillos apretados
que más abajo de la altura de la rodilla
terminan,
con un dobladillo interminable.


Maricas de estas, hipsters,
modernas,
que lucen finas camisetas
pero bien anchas,
que más que camisetas
parecen vestiditos.




Canis, que hace una década te hubieran dicho
eh tú, maricón, qué haces vestido de rosa
con esos pendientes.


Pero estos canis han transitado:
ya no compran su ropa en el mercadillo
ahora van a las tiendas de Inditex,
siempre en grupo, cómo no.
Ahora la estética, es lo primero.


Pero ahora son ellos, esa especie:
llamémosla canis, chonis
o los chungos del barrio
los que han ¿evolucionado?
hacia esta espiral de gafas que se creen vintage,
piercings en todos lados,
pitillos que les hacen tener el culo en su sitio
y que se encajan en piernas de barbies anoréxicas.
Zatapatillas vans, camisa de leopardo,
reloj a juego.


Parecen todos maricas.


Maricones, maricas, mariconazos.
Niñatos,
que estando bien apretaditos,
entubados en esos pantaloncitos
parece que buscan guerra.


Entonces es cuando yo me los encuentro,
y miro con deseo
esos cuerpos.


Y esas caras de malotes
y esos andares de chungos
me hipnotizan.


Nuestras miradas se cruzan
pero ellos son a la vez,
tan canis y tan mariconazas


que no sé si quieren follarme


o decirme:
tú qué miras quillo, a qué te meto.




0 comentarios:

Publicar un comentario