lunes, 8 de junio de 2015

El "cambio" (no) pasa por el PSOE

Los del PSOE dicen que ellos forman parte del cambio y que están preparados para hacer una gestión de izquierdas.
Podrían haber tenido presente esa "gestión de izquierdas" cuando:

-Subieron la edad de jubilación
-Modificaron la constitución (art 135)
-Dieron dinero a la banca

-Firmaron el Pacto Antiyihadista


Por otra parte, escucho la retórica de Susana Díaz, tan vacía y tan populista basada en argumentos de autoridad del tipo: "porque los andaluces", "porque mi gente", entrecruzados con gestos faciales de sorpresa.
Disculpadme, señores de la izquierda verdadera, moderada no-venezolana. Pero ese argumentario es tan vacio, tan populista y tan engaña-viejas como el de Pablo Iglesias. Sí, el de la coleta, no el que fundó vuestro partido. Que, por cierto, aprovecho la ocasión: dejad de usar el argumento de que sois un partido antiguo, con historia, con 130 y tantos años, porque si vuestro Pablo Iglesias os viera os mandaría al carajo. ¿O a caso os enorgullecen sus magníficas citas que nos hace sonreír a marxistas y antisistemas como mis compañeros y yo? Me refiero a citas como estas:

"El partido que yo aquí represento aspira a concluir con los antagonismos sociales,... esta aspiración lleva consigo la supresión de la Magistratura, la supresión de la Iglesia, la supresión del Ejército... Este partido está en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones" 

"El Partido Socialista es la entera emancipación de la clase trabajadora: es decir, la abolición de todas las clases sociales y su conversión en una sola de trabajadores libres e iguales, honrados e inteligentes."

¿A un socialista, a una persona de izquierdas de verdad, como vosotros, os enorgullecen esas citas? Pues dejad de emplear el argumento de autoridad histórica, de la experiencia, porque ese PSOE no tiene nada que ver con el vuestro. Ese PSOE, pese a su vena reformista, hacía sonreír a un marxista; el de ahora, es, precisamente, parte de la burguesía que vuestro fundador quería aniquilar desde, o fuera de la legalidad. Así que si os remitís a vuestra historia y experiencia para argumentar vuestra existencia, tened ovarios y cojones y utilizar una cita de vuestro fundador en un mitin. O no, no vaya a ser que os confundan con un marxista de esos que tanto detestáis.

0 comentarios:

Publicar un comentario