sábado, 25 de octubre de 2014

ORILLA

ORILLA


¿Acaso es verdad Granada? Granada con sus alas
de saliva, cal y canto. Con sus cipreses insonoros,
sin movimiento. Volátil rosa
de innumerables labios que nos susurran
el alba y el drama y la sensual y parca nada. Raptado
por constelaciones infinitas, el grito del jardín de Tamarit
abrasa todo. Los mundos fluyen. Manan
verdes Lunas. Y se repiten
como si plegaria. Como latido
de enorme corazón. Inmenso llanto. Como Granada,
que impávida rueda en los rápidos
de mi sentimiento. Granada, pálida, enajenada,
a las orillas del temblor y de la muerte,
y del amor que bruscamente brota
en el refrán opaco de la noche.



©Zhivka Baltadzhieva, Sofia, Bulgaria, inédito

Granada



Zhivka Baltadzhieva

0 comentarios:

Publicar un comentario