lunes, 5 de mayo de 2014

La homosexualidad en Rusia, por Ennï Torre.

Ennï Torre es estudiante de Lenguas Modernas y sus Literaturas (Ruso y Búlgaro) en la UCM, y para la asignatura "Cultura y civilización rusa" hizo este interesante y completo trabajo sobre la homosexualidad en Rusia.


INTRODUCCIÓN

Se puede definir la homosexualidad como la relación erótica, afectiva y emocional con individuos del mismo sexo. Esta siempre ha existido, sin embargo, dependiendo de la época y el lugar, se la ha tratado de formas diversas. Actualmente, esta orientación ya es aceptada en la mayor parte del mundo, llegándose a reconocer el derecho al matrimonio o adopción por parte del homosexual. Sin embargo, en diversas zonas de África y Asia, su práctica está penada por la ley con cárcel, e incluso muerte, como es el caso de Sudán o Irán.

Rusia y la homosexualidad  

''Гомосексуализм: разновидность полового отклонения, проявляющееся в удовлетворении чувственной страсти с лицами своего же пола.''. Esta es la definición de la homosexualidad que se puede encontrar en uno de los diccionarios online  rusos más usados, gramota.ru. La palabra rusa отклонение, definida en el mismo diccionario como ''некоторая ненормальность, странность в поведении'', ya indica que esta inclinación está considerada algo fuera de lo normal.
A pesar de que dicha orientación se considera legal en Rusia desde 1993, se puede decir que el actual rechazo hacia los homosexuales se debe al importante papel que siempre han jugado, y juegan, tanto la política como la religión, ya que durante siglos gobierno e iglesia han hecho que se vea con normalidad la discriminación del homosexual.




1. Hasta la caída de la Unión Soviética  

De la situación del homosexual durante la Rus de Kiev se tienen, básicamente, documentos religiosos como evangelios o hagiografías, donde se trataba de una manera indirecta las relaciones entre hombres. Sin embargo, a partir del siglo XV, cuando la capital pasa de Kiev a Moscú, muchos occidentales escribieron, escandalizados, acerca de la homosexualidad, ya que en el país no se veía como algo extraño. Múltiples fuentes señalan la supuesta relación homosexual entre Iván el Terrible y Fyodor Basmanov, uno de los oprichnik del zar. Se puede destacar que, posteriormente, Tolstoi, en su novela Князь Серебрянный, y Sergey Eisenstein, en la primera parte de su película de Iván el Terrible, tratarían esta relación. Los demás documentos que se tienen de esta época pertenecen a la Iglesia, la cual rechazaba todo tipo de relación homosexual. A pesar de esto, no existía ninguna ley que las prohibiera, por lo que, como cuenta Eve Levin en su obra Sex and Society in the World of the Orthodox Slavs, 900-1700, estas no eran consideradas crímenes, sino simplemente pecados.
Sería ya con Pedro I y sus intentos de modernizar el país, cuando se introducirían leyes contra los homosexuales, pero aplicadas concretamente al ejército: el muzhelozhvstvo, o sodomía, quedaba prohibido, lo que quedó reflejado en la Russkaya Pravda (código legal ruso). Con Nicolás I en el poder esta ley pasó a ser aplicada no solo al ejército, sino a todos los hombres. Todo aquel que la violara perdía sus derechos, además de ser exiliado 4 o 5 años en Siberia. Muchos artistas e intelectuales de esta época, como Tchaikovskiy, o el gobernador Sergey Aleksandrovich Romanov, eran abiertamente homosexuales o bisexuales. Se debe mencionar que estas minorías eran aceptadas por parte del gobierno debido a su importancia, sin embargo, la homosexualidad seguía siendo considerada por la iglesia como algo inmoral y corrupto.
Con la llegada de los bolcheviques al mando, se legalizó, entre otras cosas, la homosexualidad, ya que pretendían acabar con todas las leyes zaristas que hubo hasta el momento. Sin embargo, ya en los años 30 comenzó de nuevo una política más dura hacia la homosexualidad por parte del gobierno y se la llegó a considerar una enfermedad.
En 1934 se introdujo en la Rusia de Stalin la ley 121.1, que seguiría vigente hasta 1993, y en la que se puede ver que no se hace distinción entre homosexualidad y pedofilia: ''Половое сношение мужчины с мужчиной (мужеложство) наказывается лишением свободы на срок до пяти лет.
Мужеложство, совершенное с применением физического насилия, угроз, или в отношении несовершеннолетнего, либо с использованием зависимого положения потерпевшего, наказывается лишением свободы на срок до восьми лет.''La supuesta razón por la que se introdujo esta ley, así como la de la prohibición del aborto, era el deseo de aumentar la natalidad del país (las uniones homosexuales no producen hijos) para mejorar la relación con la Iglesia ortodoxa rusa.
Nikita Jruschov, que sustituyó a Stalin en el poder cuando este murió en 1953, sostenía que no se debía eliminar la ley 121.1, porque su ausencia llevaría a la liberación de los presos por dicha orden, y con ello, la homosexualidad se extendería entre el resto de la población.
Con el paso de los años, la situación se fue calmando, llegándose a permitir la existencia de una organización a favor de los derechos homosexuales en Moscú, e incluso la publicación de una revista gay, ''Tema'', dirigida por Roman Kalinin en 1989.
Sin embargo, hasta el mismo fin de la Unión Soviética en 1991, se siguió condenando a homosexuales por esta ley.      

2. Después de la Unión Soviética  

Debido a la presión europea, Boris Yeltsin acabó con la ley 121.1 y legalizó la homosexualidad en mayo de 1993. Sin embargo, hay datos de la comisión de inmigración de Canadá* que afirman que no todos los apresados por esa ley habían sido liberados, además de que, entre otras cosas, se estaban dando casos de homosexuales a los que aún se les estaba condenando. No obstante, ni Boris Yeltsin ni su equipo estaban demasiado interesados en ese tema, y el rechazo entre la sociedad seguía estando presente.
Con Putin en el poder, grupos de nacionalistas, religiosos y conservadores presionaban para que se ilegalizase la homosexualidad. Esto llevó a que comenzase de nuevo el acoso hacia homosexuales por parte de las autoridades civiles y eclesiásticas, dándose numerosos actos discriminatorios y violentos. Es destacable la prohibición, aprobada en 2001, a los homosexuales (más exactamente, a los gays) de donar sangre, por estar incluidos entre los grupos de riesgo de transmisión del VIH. Activistas del colectivo homosexual conseguirían su retirada ya en 2008 a través de una reclamación presentada ante el Ministerio de salud.

2.1. Marchas del Orgullo Gay en Moscú  

La Marcha del Orgullo Gay de Moscú de 2006 ha sido uno de los actos que más repercusión ha tenido en el panorama homosexual ruso: su organizador, Nikolay Alexeev, fundador de la organización GayRussia, pretendía conmemorar el 27 de mayo la legalización de la homosexualidad, por lo que presentó solicitudes para llevar a cabo la marcha.  Yuri Luzhkov, alcalde de Moscú, las rechazó alegando que los participantes podían estar en peligro por el clima negativo que hay en torno al colectivo homosexual. Este contaba con el apoyo de religiosos como el patriarca Aleksiy II, que consideraba dicha marcha como propaganda pública de la inmoralidad. A pesar de la prohibición, un grupo de activistas se reunió con la intención de poner flores en la tumba del soldado desconocido frente a los muros del Kremlin. Este acto terminó con múltiples heridos al presentarse en el lugar grupos de neo-nazis y conservadores ortodoxos que apalearon a los manifestantes. Entre los heridos estaba Volker Beck, parlamentario alemán, y Peter Tatchell, activista de los derechos humanos, que habían acudido para mostrar su apoyo al colectivo homosexual en Rusia. En 2007 se intentó volver a organizar la marcha, pero fue de nuevo rechazada. En cuanto a la negativa Putin declaró: ''Мое отношение к гей-парадам и к сексуальным меньшинствам простое, оно связано с исполнением моих служебных обязанностей и заключается в том, что одна из главных проблем страны – демографическая. Но я уважаю и буду в будущем уважать свободу человека во всех ее проявлениях, во всех проявлениях этой свободы.''.* Sin embargo, esta vez Alekseev contaba con el apoyo de políticos internacionales como Volker Beck, Marco Cappato o Vladimir Luxuria, además de artistas internacionalmente conocidos como las integrantes del dúo ruso t.A.T.u., Lena Katina y Yulia Volkova, que organizaron una rueda de prensa frente a la alcaldía de Moscú para intentar cambiar la situación. El acto terminó con agresiones y múltiples detenciones de los partidarios del colectivo homosexual.
En 2008, 2009 y 2010 las marchas fueron de nuevo denegadas. No obstante, se tiene que destacar la importancia de la marcha de 2009, ya que fue llamada ''Orgullo eslavo'' por la pretensión de luchar por los derechos homosexuales no solo en Rusia, sino también en el resto de países eslavos. Finalmente, a pesar de la restricción, la marcha se llevó a cabo el 16 de mayo, víspera del día internacional de la homofobia y día en el que se celebraba en Moscú la final de Eurovisión, y finalizó con la detención de Alekseev y Tatchell entre muchos otros.
En 2010, el tribunal europeo de los derechos humanos había multado a Rusia con el pago de 40.000 dólares por los daños causados en las marchas de 2006, 2007 y 2008, por lo que se tenía la esperanza de que en 2011 sí se permitiese llevar a cabo la marcha. Sin embargo, Sergey Sobyanin, nuevo alcalde de Moscú, volvió a rechazar toda petición presentada, alegando que la marcha podía causar daños morales a los niños y adolescentes que la vieran. Igualmente, se llevó a cabo y terminó con ataques de neonazis y ortodoxos hacia los manifestantes, además de detenciones tanto de agresores como de los participantes de la marcha.

2.2. Ley contra la propaganda homosexual  

En 2006, la Duma regional de Riazán aprobó una ley para la ''protección de la salud y de la moral de los menores'' por la que se prohibía todo acto que pudiera considerarse propaganda homosexual. A pesar de que la restricción de los derechos de los ciudadanos es un asunto de Estado, los activistas de la organización GayRussia no consiguieron que el Tribunal constitucional eliminara dicha ley en la ciudad.                                              
Ya en 2009, miembros del partido Spravedlivaya Rossiya, presentaron en la Duma una propuesta de ley federal contra la ''propaganda homosexual'', por la que se privaría del derecho a trabajar en cualquier puesto de la educación o del ejército, a todo aquel que se declarase abiertamente homosexual. No obstante, se consideraba que no había ningún peligro para la sociedad, y esta propuesta no salió adelante al no obtener los votos necesarios.
Arjánguelsk, en 2011, aprobaría la misma ley contra la ''propaganda homosexual'' que ya tenía Riazán. A estas les siguieron San Petersburgo, Kostromá, Magadán, Novosibirsk, Krasnodar, Samara y Bashkortostán en 2012, y por último, Kaliningrado, en febrero de 2013, donde con la ley se pretendía ''proteger'' no solo a menores, sino también al resto de la sociedad.
A pesar de que Dmitriy Medvedev afirmó en 2012 que no era necesaria una ley estatal contra la propaganda homosexual, en junio de 2013, con Putin de nuevo en el poder, esta fue aprobada por unanimidad (436 votos de los 450 posibles). El objetivo de esta ley es ''defender a los niños de la información que hace propaganda de la negación de los valores familiares tradicionales'' y se penaliza a todos aquellos que hagan propaganda entre los menores de las ''orientaciones sexuales no tradicionales''. Elena Mizulina, jefa del Comité de Cuestiones de Familia, Mujeres y Niños de la Duma, considera que el término ''orientación sexual no tradicional'' es mucho más correcto, entre otras cosas, porque se evita nombrar la palabra homosexual y hacer propaganda de la misma. No obstante, este concepto ha traído consigo muchas más críticas, ya que debido a su amplitud puede ser interpretado arbitrariamente por las autoridades, y además, llevar a confusiones en la consideración de lo que es ''orientación sexual no tradicional''. Las multas por la violación de la ley oscilan entre los 4000 y 50.000 rublos.

2.3. Respuestas a la ley  

Las reacciones nacionales e internacionales tanto positivas como negativas no se hicieron esperar. Un ejemplo es el del actual patriarca de Rusia, Kirill, y el director de cine Nikita Mijalkov, entre otros, que apoyan firmemente esta ley alegando que las uniones homosexuales ''suponen el autoexterminio de la humanidad'' además de ser ''un signo del apocalipsis''.* Además, a raíz de la aprobación de esta ley, han surgido en Rusia un gran número de grupos neonazis, como Occupy Paedophilia, que pretenden ''reformar a los homosexuales''. Para ello, les secuestran y, entre otras cosas, les obligan a beber orina, les golpean o les humillan mientras graban todo en vídeo. Este tipo de grupos se ha extendido por Europa, llegando incluso a España, donde destacan por su violencia los ''Pilla-Pilla''. Su fundador, de origen ucraniano, afirma que ellos persiguen a los pedófilos, sin tener en cuenta su condición sexual, pero tanto la policía como diferentes colectivos homosexuales señalan que siguen el modelo de Occupy Paedophilia.
Por otro lado, también se debe destacar la concentración de junio de 2013 en San Petersburgo en la que un grupo de activistas homosexuales se manifestó por la aprobación de dicha ley. El acto terminó con la agresión de múltiples homosexuales por parte de partidarios de la ley, y la detención de 58 personas.
Importantes figuras internacionales, como Angela Merkel, James Cameron, o Barack Obama se han pronunciado al respecto, mostrando su disconformidad ante la ley. El presidente estadounidense aprovechó su estancia en San Petersburgo durante la cumbre del G-20 en septiembre de 2013 para reunirse con miembros del colectivo homosexual, y declaró: ''Nobody’s more offended than me about some of the anti-gay and lesbian legislation that you’ve been seeing in Russia. But as I said just this week, I’ve spoken out about that, not just with respect to Russia but with a number of other countries, where we continue to do work with them but we have a strong disagreement on this issue.''
Entre otros, también se debe destacar la oposición a la ley de la cantante Madonna, denunciada por supuesta propaganda homosexual durante su concierto en San Petersburgo, así como el actor Wentworth Miller, que se negó a ir al Festival Internacional de Cine de San Petersburgo al declarar que, al ser homosexual, no puede ''participar en una celebración auspiciada por un país donde se le niega sistemáticamente el derecho básico a vivir y amar abiertamente.''*
Por último, destacan las protestas que se han ido dando desde la aprobación de la ley frente a las correspondientes embajadas rusas de diferentes países, como en Madrid, que exigían la derogación de la ley, además de medidas para frenar las agresiones hacia los homosexuales.
         
CONCLUSIONES 

La homofobia es algo que ha estado presente durante la mayor parte de la existencia del ser humano; muchos países, con el paso del tiempo, la han ido superando, sin embargo, otros países se han quedado anclados en el pasado, como es el caso de Rusia. Uno de los principales precursores de la homofobia es la iglesia, y, como ya se ha visto, en Rusia es una de las instituciones que más peso ha tenido (y sigue teniendo) prácticamente durante toda su historia. Desde mi punto de vista, esto está íntimamente ligado a la mentalidad rusa, es decir, a la sociedad, y todo ello a la política.  Para los mandatarios es imprescindible conseguir el apoyo de la iglesia debido a su importancia entre la población, y por ello, intentan tomar todas las medidas necesarias para conseguir su objetivo. A su vez, si tanto iglesia como política, que controlan el país, apoyan y llevan adelante este tipo de ''medidas'' (ley contra la propaganda homosexual), es casi imposible que la sociedad piense de una manera diferente y se de la aceptación.
A pesar de que con la aprobación de la existencia de organizaciones homosexuales, o, incluso, de la popularidad conseguida por el dúo ruso t.A.T.u., hubo atisbos de una mayor tolerancia de la homosexualidad, la aprobación de la ley contra la propaganda homosexual ha hecho que el país de varios pasos hacia atrás. El hecho de que se deje a un lado la homofobia es un proceso lento, que tiene que empezar por una mayor aceptación de la homosexualidad por parte del lado político, lo que, en mi opinión, se conseguiría cambiando a los corruptos gobernantes, y también, aunque más difícil, una mayor tolerancia por parte de la iglesia.

0 comentarios:

Publicar un comentario