sábado, 10 de agosto de 2013

Ryanair, eDreams, burocracia y estafa.

El pasado mes estuve buscando vuelos en eDreams.com porque necesitaba uno barato para dos días posteriores. Lo encuentré: 82€ + 9€ de gastos agencia. Temblé cuando ví que la compañía era ryanair. Aún así, acepté, pues mi cartera no me permitía más. Sin embargo, hubo un problema y se duplicó la compra. Habían dos billetes que viajaban el mismo día y hora y que tenían el mismo D.N.I.
En ese momento empecé a echar humos, sobretodo, porque daba por hecho que ese dinero estaría perdido debido a que, no había contratado seguro de cancelación y/o cambio de fecha y también debido a que se trataba de una de las aerolineas más denunciadas y extremadamente sinvergüenzas.
Pasó un día, y decidi llamar. Me sorprendí al ver que el teléfono de información de España empieza por 0044. Es decir, que tenía que llamar a Inglaterra. Aún así, llamé. Para mi sorpresa, Ryanair accedió, entendió mi problema, y me dijo lo siguiente: "en dos semanas le ingresaremos el dinero a su cuenta".

Pasaron tres semanas y en mi cuenta no hubo ningún ingreso de Ryanair, por lo que les llamé, y me dijeron que el dinero lo habían ingresado en la tarjeta de eDreams, pues ellos fueron los mediadores de la compra, y que, por tanto, es a ellos a quienes debía reclamarles el dinero. Más tarde, llamé a eDreams, cuyo número de atención al cliente era un 902. La operadora me dijo que sí, que efectivamente el dinero se lo haían bingresado, pero para que me lo ingresaran en mi cuenta bancaria, debía enviarles el "cancelamiento de duplicidad" que Ryanair debía facilitarme.
Indignado, le comenté a la operadora que si tenían mi dinero, que me lo ingresaran, pues no deberia ser necesaria tanta burocracia. Ella me comentó que me comprendía pero que esas eran las normas de la empresa.

Amargado ante la ya clara evidente pérdida de mi dinero, llamé de nuevo a Inglaterra, a Ryanair, para pedirles dicho documento. Tras varios minutos de espera escuchando una pegadiza melodía pero insoportable, la operadora me comentó que ese documento no existe, que no lo tienen. Que en todo caso, podría facilitarme otro documento que afirme que no cogí dicho vuelo (el duplicado), y que podría servirme. Le digo que vale, que me lo envíe, pero obviamente, no podría ser así de sencillo. Dicho documento vale 10€. Indignado, accedí y le dí los datos de mi tarjeta.

Al día siguiente me llegó el documento y se lo envié a eDreams. La operadora me respondió diciendome que ese no era el documento, que lo siente mucho, pero que no puede hacer nada más.
En ese momento, hundido, me percaté de que me encontraba ante una situación totalmente kafkiana, fruto de una burocracia impuesta por las propias empresas para joder literalmente al consumidor.

Me enfadé, me sentía impotente, indignado... Me amargé por el dinero perdido (que tanto necesita un estudiante de familia precaria) y me entraron ganas de destrozar las sedes de Ryanair y de eDreams (si es que tienen sede física a no menos de 500 km de España, claro).
Lo peor, es que todo este enfado fue a más cuando comprobé, en mi factura, que las llamadas que tuve que hacer para resolver un problema de ellos, de su maldita e innecesaria burocracia, me habían costado 15€.



0 comentarios:

Publicar un comentario