viernes, 21 de junio de 2013

Black Metal y homofobia

Pese a ser un género musical radical y antisistema, dentro del Black metal nos encontramos muy a menudo frente a unas posiciones ultraconservadoras que parecen acercarse más a la moral judeocristiana que tanto detestan Varg and company que a una actitud libertaria.
Ya dijo Varg Vikernes que uno de los motivos que le hacía que su ex compañero Euronymous le diera asco era su supuesta bisexualidad.

Desgraciadamente no es un caso aislado. El Black Metal comparte muy a menudo unas posiciones muy cercanas al heteropatriarcado que dejan mucho que desear a la minoría queer que escuchamos esa música.
Pero el individualismo presente en la inmensa mayoría de los blackers topa aquí ante una contradicción más que real. Bien es cierto que pese a su sentimiento individualista, el movimiento Black Metal ataca de forma aislada ciertos convencionalismos, sobretodo religiosos, como se ha podido comprobar en la oleada de quema de iglesias de Noruega en la década de los '90. Pero, ¿por qué ese odio a la homosexualidad y a toda forma de desviación del patrón heterosexual tradicional? ¿en qué les incumbe a los blackers puros y arios la homosexualidad de otras personas? ¿está la homofobia solo presente en los grupos de NSBM? ¿o también el el RABM?

Sea como fuere, el movimiento blackmetalero necesita una buena rebelión blackqueer. Y sin duda alguna, necesita menos NSBM y más RABM (y Queer Black Metal).

0 comentarios:

Publicar un comentario