lunes, 5 de noviembre de 2012

El socialismo olvidado

De todos los proyectos anticapitalistas que han existido en los últimos dos siglos, hay uno al que la historia lo ha dejado de lado. Nada sabemos de aquellas comunas agrícolas fundada por revolucionarios rusos de 1905, que, durante muchos años supieron combinar socialismo y libertad.
Durante las primeras décadas, los Kibbutzim fueron interesantes experiencias socialistas en las que la propiedad era colectiva, la democracia era asamblearia y directa, los cargos eran rotativos y los sueldos igualitarios. Sin embargo, es una experiencia algo olvidada por la izquierda y por la Historia. 

Los libros de texto de historia solo nos muestran los fracasados proyectos anticapitalistas del siglo XX que acabaron en degenerados estados totalitarios, haciendo hincapié en sus barbaries y pasando por alto lo poco positivo que trajeron. Sin embargo, de los Kibbutzim nada vemos, nada escuchamos.
Durante la década de los 60, estas comunas agrícolas atrayeron a miles de parejas jóvenes que preferían un pequeño mundo en el que la solidaridad y la propiedad colectiva fueran lo esencial. Es también interesante recordar que, en estas comunas, los divorcios eran mínimos, a lo contrario que en el mundo occidental, al que las crisis económicas, el estrés de la vida en ciudad y la desigualdad en los trabajos domésticos son en muchas ocasiones orígen de incansables peleas familiares y de pareja.

El Capitalismo lleva en crisis estructural muchos años. Es un sistema obsoleto que nunca ha proporcionado bienestar a la mayoría, y cuando ha ofrecido un incremento del nivel de vida de la clase obrera blanca, siempre ha sido a costa del trabajo de otra clase obrera.
Capitalismo e igualdad son incompatibles por naturaleza, al igual que capitalismo y solidaridad. Es entonces cuando debemos preguntarnos qué preferimos, si una sociedad social, solidaria, colectiva, que atienda a la necesidad común, o una sociedad egoísta, asquerosamente consumista y en la que el beneficio individual y privado sea lo prioritario.

Casa de un Kibbutz







0 comentarios:

Publicar un comentario