miércoles, 7 de julio de 2021

Hermanos del polvo: 6 poetas búlgaros contemporáneos

Hermanos del polvo: 6 poetas búlgaros contemporáneos es nuestro último título.




Hermanos del polvo es una colección de poesía búlgara contemporánea que comparte la voz y el grito de seis poetas que, desde la amistad y a través de diferentes estilos, representan la parte más independiente e innovadora del panorama literario de Bulgaria.
 
Poetas que participan: Ani Ílkov, Kiril Vassilev, Valeri Vergílov, Vladimir Sabourín, Zlatomir Zlatánov, Ventsislav Arnaoudov.
 
Algunos datos sobre la edición:
 

- Traducción: Marco Vidal González y Katya Gérova
- Diseño de cubierta: Ventsislav Arnaoudov
- Corrección y edición: María Vera Avellaneda
- ISBN: 979-8693089259
- 135 páginas
- Edición: La Tortuga Búlgara, Granada, 2021
 
¿Dónde se puede comprar?
 
Por ahora está a la venta en todas las versiones territoriales de amazon y en la librería búlgara Български книжици.
 
 
Muy pronto en nuestras otras librerías amigas. 
 
Otros títulos de La Tortuga Búlgara:
 
Nueva Poesía Social. La Antología

miércoles, 30 de junio de 2021

Entrevista con la revista "Espiral" sobre poesía contemporánea búlgara y traducción

 

ENTREVISTA A MARCO VIDAL, por María José Vargas Castillo para la revista Espiral (nº 26). Puedes consultar y descargar el número original en la web de la revista aquí.


Sobre la revista:

Espiral es la revista que edita la Consejería de Educación para Bulgaria, Hungría, Moldavia, Rumanía, Serbia y Turquía. Anteriormente se editaba como boletín. Inicia su nueva etapa como revista en 2020. Espiral consta de artículos de contenido académico, cultural y didáctico, y colaboraciones de diversos profesores y especialistas. Sigue un eje fundamental que es la enseñanza del español como lengua extranjera en las Secciones Bilingües, pero no es ajena a las investigaciones pedagógicas, lingüísticas o históricas tendentes a potenciar el acercamiento de España con los países de la región. Pretende ser un nexo de unión entre los diferentes países para compartir experiencias, poner en contacto a los profesionales de la educación y la enseñanza del español en la demarcación de la Consejería de Educación, y servir de plataforma a los trabajos e investigaciones en curso.

Unidad editora: Secretaría General Técnica. Centro de Publicaciones. Ministerio de Educación y Formación Profesional

Propuesto por: Embajada de España. Consejería de Educación en Bulgaria

Puedes consultar todos los números de Espiral aquí

 

María José Vargas Castillo es graduada en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante, con mención en Lingüística Aplicada, concretamente, en Lingüística Clínica. Desde 2019 es profesora de Español Lengua Extranjera y de Literatura Española en el Instituto Bilingüe César Vallejo de Sofía, dentro del programa de Secciones Bilingües de la Acción Educativa Exterior del Ministerio de Educación y Formación Profesional de España.


ENTREVISTA A MARCO VIDAL

 

Con el seudónimo de la Tortuga búlgara, el sanluqueño Marco Vidal González, escritor y eslavista, se dedica a la traducción y divulgación de la literatura y cultura búlgaras, además de publicar activamente en su blog la Tortuga búlgara. También, ha traducido cuatro libros de poesía: “Nueva Poesía Social. La Antología”, “Muchacha blanca”, “El muchacho azul” y “Urban Perfume”. En 2017, recibió el premio en la categoría de Prensa y Medios Digitales que otorga la Asociación de Periodistas Hispanohablantes de Bulgaria. Actualmente, reside en la capital uzbeca, realizando un lectorado MAEC-AECID.

 

¿Cómo surgió tu interés por la lengua búlgara y la literatura búlgara?


Mi interés por la lengua búlgara surgió a raíz del ruso, ya que al matricularme de Filología Eslava en la universidad tenía que escoger una segunda lengua. La elección fue totalmente casual, casi echada a suertes, pero lo cierto es que desde el primer momento que empecé a estudiar este idioma me llamó tanto la atención que acabó desplazando al ruso, que era el motivo fundamental por el que me matriculé en esta especialidad.


Mi interés hacia la literatura fue gradual y posterior a la curiosidad lingüística sobre esta lengua. Primero me llamó la atención su gramática (debido a la ausencia de declinaciones, la presencia de artículos, así como los llamados balcanismos), y posteriormente vino la poesía de Hristo Botev y Blaga Dimitrova.


¿Cuáles han sido los grandes retos a la hora de traducir del búlgaro al español?


Recuerdo una vez en clase de búlgaro, en la Universidad de Veliko Tárnovo, cuando la profesora dijo “la lengua búlgara tiene verbos para todo”. Es verdad. No solo que haya verbos para describir casi cualquier cosa, sino que el búlgaro, además, abusa de los prefijos verbales. Éstos añaden matices importantes a los verbos que en español a veces solo pueden traducirse con perífrasis verbales, lo cual en poesía suele descuadrar la longitud de los versos y el ritmo.

 



Según tu criterio, ¿cuáles son los temas de la poesía búlgara? ¿y, de la poesía búlgara actual?


Bueno, la verdad es que me queda aún muchísimo por leer, sobre todo a los clásicos. Es una deuda que tengo también con la literatura española. Puedo, sin embargo, hablar de poesía búlgara actual y concretamente de los poetas vinculados al movimiento Нова социална поезия (Nueva Poesía Social), fundado en 2016 por el poeta búlgaro de origen cubano Vladimir Sabourín.


En la revista de este movimiento he descubierto poetas muy interesantes que, desde diferentes estilos, evocan aspectos e imágenes propias del contexto búlgaro como la decadencia, la languidecida cotidianeidad, la pobreza sistémica y el paisaje urbano tan lleno de contrastes propio de Sofía.


¿Por qué crees que la poesía y la literatura no tiene un gran calado en las aulas?


Creo que obligar a leer desalienta el interés por la lectura... Recuerdo, además, cómo lo pasaba de mal en el colegio cuando me obligaban a leer lecturas obligatorias que no me llamaban en absoluto la atención. Esto me hizo rechazar durante años todo tipo de literatura.


Por otra parte, creo que estamos en un momento histórico en el que se premia lo instantáneo y lo efímero. Ya no necesitamos recurrir a una enciclopedia o un libro de historia para informarnos sobre un episodio histórico o un término desconocido porque lo tenemos todo al alcance de un clic en la wikipedia. Mi generación, y sobre todo las siguientes, somos la generación de la supuesta era de la información, que más que conocimiento lo que nos ofrece es un tsunami de informaciones a golpe de clic que nos atrapa y nos lleva de un enlace a otro enlace hasta el infinito. Después de dos o tres horas delante de una pantalla buceando en la red, ¿qué obtenemos? Normalmente una información superficial que desaparecerá de nuestra mente al cabo de unos días. Creo que todo esto es muy importante y sintomático de nuestra generación y del momento histórico que vivimos: no tenemos paciencia, hemos olvidado lo que es el aburrimiento, no tenemos interés por formarnos, por obtener conocimiento. Lo queremos todo mascadito y facilito. Y lo queremos ya.


La literatura requiere introspección, tiempo, paciencia... Y la poesía también. Por mucho que ahora estén surgiendo poetas instagramers, cuyo estilo, por cierto, se asemeja más a frases de coachers motivacionales – siempre con un filtro estupendo – que a la poesía en sí. La poesía, pese a su breve estructura frente a la novela, requiere introspección. Yo por lo menos un poema, por sencillo que parezca, no logro comprenderlo hasta la tercera lectura por lo menos. Y muchas veces necesito varias relecturas para sentirlo y vivirlo. ¿Está la sociedad del momento preparada para leer con detenimiento y reflexión una obra literaria? ¿No será más fácil ir a la wikipedia, darle a F5 y buscar las palabras claves «estilo» o «tema» y ver qué quería decir tal poeta?


Recientemente, has traducido un libro de Aleksandar Vutimski El muchacho azul. ¿Qué destacarías de la obra de este poeta?


Aleksandar Vutimski es el gran desconocido. Quizás debido a que, como comentas, no hay interés en las nuevas generaciones por la lectura (y mucho menos por la poesía), los poetas secundarios pasan casi al olvido. Sin embargo, creo que es un autor excelente que supo combinar en su obra tanto su grito más íntimo, como su grito social por un mundo mejor.


Algo sin duda destacable es que fue el primer poeta búlgaro en tratar la temática homoerótica en su obra. Aleksandar Vutimski era homosexual y reflejó en su poesía su deseo irrealizable y su atracción afectiva y emocional hacia los muchachos. Pero hay, también, otros temas muy interesantes en su poesía como la pobreza, la lucha social, el alcoholismo, el horror de la guerra, la soledad de la gran ciudad, la decadencia... Y todo siempre visto desde el azul de sus ojos. El azul es el color de lo inaccesible, de lo inalcanzable, del delirio... de la embriaguez. Su universo azul cautiva con su delicadeza.

 



Te interesas por la temática social, por la política y sociología, y además escribes en la revista Nueva Poesía Social. ¿Crees que la poesía y la literatura en general hacen del mundo un lugar mejor?


Creo que la poesía hace que los lectores reflexionen, cuestionen, e incluso puede darles valor y coraje para actuar. Puede que la poesía por sí misma no contribuya a que las cosas cambien pero sin duda hace que los lectores piensen, amplíen su horizonte e incluso los invoque a la lucha.

Estoy convencido de que cualquiera que lea este tipo de poesía, empezará a cuestionar el orden existente, reflexionará sobre los problemas del mundo y cuanto menos le hará preguntarse ¿por qué el mundo es así?

Otra cuestión es, sin embargo, cómo puede lograrse un cambio real. Pero una cosa está clara: si no reconocemos los problemas de nuestra sociedad, no habrá manera de cambiarlos. Y la poesía tiene, precisamente, la fuerza de hacer que el hombre-lector reflexione, cuestione y reconozca su condición y la de sus contemporáneos.


Para un lector que desconozca la literatura búlgara ¿Qué autores o autoras me recomendarías?


Para los que quieran conocer la parte más clásica de la literatura búlgara, a Hristo Botev. Para los que quieran oir la voz y preocupaciones de los millenials, a Elizabet Yóskova. Para los que quieran leer poemas que les dejen con una interrogante irresoluble, a Zhivka Baltadzhieva, Ani Ílkov, Rada Panchovska y Blaga Dimitrova. Para los amantes de la naturaleza, a Alexander Shurbanov. Para los que quieran leer poesía femenina actual sin etiquetas, a Aksinya Mihaylova, Kristin Dimitrova y Amelia Licheva. Para los que quieran recrear en su mente el paisaje urbano de Sofía y su decadencia, a Vania Válkova. Para los que quieran escuchar el íntimo desgarro desde la pobreza y falta de expectativas, a Ruzha Velcheva. Para los románticos de verdad – y no aquellos de frases ñoñas y superfluas que tanto vemos últimamente en instagram – pero que sepan apreciar y necesiten ese toque social tan necesario, a Aleksandar Vutimski. Para los que quieran leer poesía homoerótica, a Stanimir Panayotov, Nikolai Atanasov y Aleksandar Vutimski. Siempre Vutimski. Para los que necesiten poesía política que les haga cuestionarse su condición de asalariado, a Vladimir Sabourín. Para los que quieran poesía directa y clara, sin metáforas, y que logre removerle algo por dentro, a Kiril Vassilev. Para los que sepan ver la belleza hasta en el dolor y los tonos grisáceos, a Beloslava Dimitrova y Aycha Zaralíeva. Para los que quieran leer al representante del postmodernismo, a Zlatomir Zlatanov. Para los que quieran poesía social sin más, pero repleta de necesarias incógnitas, a Valeri Vergilov. Para los que quieran poesía sin etiquetas, a Stefan Ivanov. Para los que quieran ver a un extranjero escribiendo en búlgaro, al palestino Hairi Hamdan, al inglés Tom Phillips y a mí mismo, siempre que no suene demasiado pretencioso esto de autorecomendarse, claro.

 

Más información sobre mis libros:

- ¿Dónde se pueden adquirir mis traducciones?

- Poesía búlgara en el idioma de Cervantes, traducida por un joven bulgarista español 

- El sanluqueño Marco Vidal traduce una antología de poesía búlgara  


domingo, 23 de mayo de 2021

Reseña de "El muchacho azul", por Eduardo Nabal

 


El autor, nacido en 1919, trata la soledad, la fantasía, el homoerotismo, el amor no correspondido y nos sumerge en los barrios más desfavorecidos y los escenarios más variopintos retratando personajes e imágenes con enorme belleza y sutil ironía.

El muchacho azul es la historia de un hombre que traza poesía persiguiendo la belleza que se le puede escapar en cualquier momento entre los dedos, sumiéndole en la melancolía y la desesperación.

Mezclando lirismo y pesimismo humanista, el joven poeta hace un recorrido hermoso y estremecedor por diferentes lugares, sitios y rincones que acaban también adquiriendo distintos significados, gracias al imparable ritmo de su verso y a la pasión que el autor deposita en su historia de amour fou.

Encontramos gran cantidad de imágenes bellas y sugerentes a partir de situaciones muchas veces difíciles y sórdidas en el que el autor se retrata a la vez que trata de dibujar con palabras la escurridiza figura de su amigo-amante, al que evoca por las callejuelas, los hoteles, desafiando a los elementos, la herencia del totalitarismo y siempre logrando imágenes de gran evocación plástica.

Por los versos de El muchacho azul hay rabia contra la Europa de los poderosos y también un canto intimista a la pasión no correspondida y a la búsqueda, casi imposible, de un amor auténtico, feliz y duradero.

Aleksandar Vutimski, genio precoz, murió de tuberculosis a los veinticuatro años de edad, pero dejó una considerable producción escrita entre la que se incluye este a la vez frágil y contundente poemario en el que transita por los rincones de la ciudad y los escondites de su corazón.

Estudiante de filología clásica en la universidad de Sofía, Vutimski tuvo una breve pero apasionante existencia marcada por la búsqueda de la belleza sin dejar de lado el costumbrismo, la lucha por la supervivencia y el retrato social.

Mezclando diferentes motivos y recomponiendo variopintos escenarios, Vutimski rompe con el tabú de la poesía homoerótica en lengua búlgara y se adelanta a su tiempo por la intrépida, a la vez luminosa y sombría, calidad de sus versos que te atrapan en un mágico sendero a la búsqueda de la autenticidad.

Con gran atención a la estética y la belleza formal, pero sin descuidar el compromiso social y los trazos realistas y de clara denuncia nos encontramos con una rara avis de la literatura universal. Gracias a la cuidada traducción de Marco Vidal podemos aproximarnos a esta preciosa rareza de la poesía sentimental, existencialista y homoerótica, un libro de distribución alternativa que, desde su aparente modestia, va a dar mucho que hablar.

 

Eduardo Nabal Aragón

 

Eduardo Nabal Aragón (Burgos, 1970). Crítico de cine, bibliotecario, documentalista. Estudió Biblioteconomía y Documentación en la Universidad de Salamanca. Colaborador habitual en El Diario de Burgos y La Izquierda Diario. Ha colaborado en las revistas Zero y ha trabajado en el Aula de Cine de la Universidad de Burgos. Ha publicado el ensayo de cine “El Marica, la bruja y el armario” (Egalés, 2007), así como un capítulo sobre new queer cinema en la recopilación de ensayos “Teoría Queer” (Egalés, 2005).


Este libro bilingüe búlgaro-español puede adquirirse en amazon aquí, así como en las siguientes librerías:

 

- Madrid: Traficantes de Sueños, Calle del Duque de Alba, 13 (La Latina).
- Madrid: Librería Berkana, Calle de Hortaleza, 62 (Chueca).
- Madrid: Librería Nakama, Calle de Pelayo, 22 (Chueca).
- Burgos: Librería Espolón, Paseo del Espolón, 30.
- Barcelona: Librería Cómplices, Carrer de Cervantes, 4.
- Granada: Librería Bakakai, Calle Tendillas de Santa Paula, 11.
- Sofía: Български книжици.

 

- 3 poemas de "El muchacho azul" de Aleksandar Vutimski en Vallejo & Co.

 

domingo, 28 de febrero de 2021

Reseña de "El muchacho azul" de Aleksandar Vutimski, por Luis Enrique Ibáñez


Recientemente publicamos una selección de poesía de Aleksandar Vutimski en edición bilingüe búlgaro-española (más información sobre el título en el siguiente enlace).

A continuación os presentamos la reseña del poemario que ha realizado Luis Enrique Ibáñez, en español y en búlgaro:

 

El muchacho azul

 

Esa obsesión por ordenarlo todo, como para que nos sintamos seguros, provoca con demasiada frecuencia que, en la teoría literaria, los autores queden etiquetados, encasillados, reducidos, esto es, mutilados. Así, en esos libros de texto que buscan la comodidad para la vaga memoria, para la interpretación apartada, podemos encontrar expresiones como Pedro Salinas, el poeta del amor, tirando al cajón del olvido asuntos como 'Cero'. O constantemente hablar de Luis Cernuda y asociarlo de modo casi exclusivo al deseo insatisfecho, a la amargura del amor fracasado, despreciando, por ejemplo, 'Vientres sentados'.

Sé que todo esto es una obviedad, pero he vuelto a pensar en ello después de sumergirme en la poesía de Alexander Vutimski, poeta búlgaro del pasado siglo. Y lo he podido hacer gracias, otra vez, a la generosidad y a la traducción de Marco Vidal.

Y descubrir una experiencia poética que no conocías, y comprobar que su nervio te toca, nos toca, desde la autenticidad del desgarro íntimo y, al mismo tiempo, desde la rabia inteligente de lo social, de lo colectivo, descubrir todo ello, digo, resulta algo más que alentador.

Sentirte vibrando con lo más personal, tocando versos que acarician la oscuridad del deseo, del temor, del futuro que quieres, y que te asusta porque no sabes dónde está el suelo, dónde quedaron las palabras que no se pronunciaron,

En la mudez de la noche quiero yo que me veas,

y que desciendas sobre mí, pero no sé yo

si con el roce tuyo

me esfumaré como polvo de luna...

 

Me esfumaré como polvo de luna, difícil encontrar un ensamblaje de palabras, en tan corto espacio, y con tanta carga, no sé si decir poética, tal vez sea otra cosa, como sentir la vida que te habían contado y, a la vez, asustarte, de la manera más dulce, de lo que pueda suceder, la vida.

Y luego sigue uno leyendo a este magnífico poeta, qué jodido eso de utilizar adjetivos. Y se encuentra con el grito de lo social, con el ser que es capaz de desnudarse en palabras para mostrarse en su yo y, a la vez, levantar la mirada y contemplar al nosotros, y mostrarlo, y denunciar la condición injusta de todos los olvidados.

Estamos hablando de poesía que no se puede etiquetar, de lenguaje que quiere rebelarse,

...tus trabajadores, Europa.

Ahora aterrada y patética te escondes

en las oscuras mazmorras de Londres.

Ya no bostezas de aburrimiento detrás del abanico,

no escuchas jazz y no, ya no bailas más.

Los estallidos son ahora tu música

y los incendios tu digno atrezo...



Y después, como en un rebote del que busca su sueño, se vuelve uno a encontrar con un yo que tantas veces llama,

Siéntate a mi lado ahora… Baila más conmigo…

Aunque caiga rendido…

El tabernero mañana me dirá en voz baja:

De nuevo está usted solo, amigo, ¿por qué?”

 



Y es un continuo volver para recuperar el lenguaje, para abrir las orejas y escuchar esas voces que, en estos tiempos que tanto hieren, son capaces de mostrarse desnudas en la inteligente muestra del que se da, desde su ser hasta la plaza, otra vez.

A veces veíamos tabernas, como de las que hablaba Botev, y nos gustaba el roce de la denuncia, de la llamada al esclavo que asume su condición (... Los que roban, elegantes, el bocado de mi boca, de la boca del pueblo... El esclavo no se levanta, estamos todos copa en mano...). Luego oímos hablar de restaurantes, para elegidos. Ahora, las tabernas están prohibidas, no los restaurantes para esos pocos,

¡Ay! ¡Este restaurante ruidoso y brillante!...¡Oh, restaurante!

¿Cómo es que esta noche he acabado aquí?…

No puedo aguantar estas risas.

No puedo aguantar esta gente.

En otro lugar he crecido y vivido...

me he acostumbrado a vivir y a luchar

por mi mundo: el de los oprimidos e injuriados...


Y, a la vez, pensar,

¿Por qué tan serenamente besas las palmas de mis manos?

 



En fin, pensar en Botev, en Zhivka Baltadzhieva, en Sabourín, en Vutimski, en humildemente intentar comunicar dos culturas que no están tan distantes como parece, ninguna lo está.

Todavía sigo pensando por qué escucho, leo, noticias de tantos países, y nunca de Bulgaria.

 

Luis Enrique Ibáñez

Publicado originalmente en Dueloliterae



Texto en búlgaro:


Специалистите по теория на литературата имат мания да определят и да дефинират авторите като им слагат определени етикети, може би с целта читателите да се чувстват по-сигурни. По този начин, авторите не само са фиксирани и сведени до определен етикет, а също така са и осакатени. В учебниците и помагала, търсещи комфорта в неясната памет, в отдалеченото тълкуване, можем да намерим определения като Педро Салинас - поетът на любовта, отказвайки се и забравяйки други теми. Или пък постоянното свързване на Луис Сернуда с неудовлетвореното желание и с горчивината на фрустрираната любов.

Знам, че всичко това е много ясно, но отново се замислих за него след като се потопих в поезията на Александър Вутимски, български поет от миналия век. Отново благодарение на превода на Марко Видал.

Да открия това поетическо преживяване, което не познавах, но също така и да се уверя, че неговата поетична сила докосва моята, нашата - автентичността на най-интимното разкъсване, но същевременно и интелигентната ярост по отношение на социалното, колективното - да откриеш всичко онова е доста вдъхновяващо.

Да усетиш как трепериш пред най-личното, като се допираш до стихове, докосващи тъмнината на желанието, на страха, на желаното от теб бъдеще… въпреки че си уплашен, защото не знаеш къде е земята, къде останаха непроизнесените думи...


В безмълвна нощ аз искам да ме видиш,

да слезеш върху мене, но не знам

от твоето докосване дали

не ще се свърша като лунен дим.


Не ще се свърша като лунен дим, трудно е да се намери подобно поетично съединение, което в толкова малко пространство, но същевременно с толкова - може би поетическа или друг вид - сила; все едно да усетиш живота, който някой друг ти е разказал и едновременно с това да се уплашиш по най-нежния начин от това, което може да се случи - животът.


на твоите работници, Европа.


Сега се криеш жалка и уплашена

във тъмните подземия на Лондон.

Не се прозяваш скучно зад ветрилото,

не слушаш джаз и вече не танцуваш.

Гърмежите сега са твоя музика,

пожарите – достойния ти декор.


А после, както при потрес на човек, търсещ мечтата си, пак ще срещне своя Аз - този, който толкова пъти се обажда.

Седни до мен сега… Танцувай с мене още…

Дори да падна изтощен…

Кръчмарят утре ще ми каже тихо:

"Вий пак сте сам, приятелю - защо?"


Това е непрекъснато връщане за възстановяване на езика, за отваряне на ушите и слушане на тези гласове, които в тези нараняващи времена имат способността да се оголят пред будната щедрост на този, който се отдава, който жертва същността си и по площадите.

Понякога виждахме механи, както при Ботев, и ни хареса това докосване, тази критика, този призив към роба, приемащ състоянието си (що залъкът наеден грабят с благороден начин, - грабят от народът гладен… Скоро той не ще да стане: ний сме синца с чаши в ръка!). После чухме да говори за ресторанти за избраните. Сега са забранени механите, а не ресторантите за избраните:

 

Ех, тоя светъл, шумен ресторант!... Ресторант!

Как тая вечер съм попаднал тук?...

Не мога да понасям тоя смях.

Не мога да понасям тия хора.

Аз другаде израснах и живях...

и свикнах да живея и се боря

за моя свят - потиснат, обруган...



И едновременно с това да помислиш

Защо целуваш дланите ми тихо?

Да мислиш за Ботев, за Живка Балтаджиева, за Сабоурин, за Вутимски… Скромно да се опиташ да свържеш две култури, които изглежда не са толкова далечни. Всъщност никаква култура не е чак толкова далечна. Все още се чудя защо слушам и чета толкова новини за толкова държави, освен за България.


Превод от испански: Марко Видал 

 

Otras reseñas del autor:

- Muchacha blanca, de Vladimir Sabourín, por Luis Enrique Ibáñez

viernes, 29 de enero de 2021

¿En qué bibliotecas públicas se pueden encontrar nuestros libros?

 


Nuestros libros de literatura búlgara contemporánea van llegando poco a poco a más bibliotecas públicas de España. 

Nuestro compromiso es que la cultura sea accesible para todos y todas y por ello invertimos el dinero de las ventas en seguir mandando ejemplares a más bibliotecas públicas. Si queréis colaborar con nosotros, podéis adquirir un ejemplar de alguno de nuestros libros.

 

A continuación os dejamos una lista con todas las bibliotecas donde pueden encontrarse uno o varios de nuestros libros:

 

ANDALUCÍA

 

- Biblioteca Provincial de Granada.

- Biblioteca de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada.

- Biblioteca Provincial de Cádiz.

- Biblioteca Municipal de Sanlúcar de Barrameda.

- Biblioteca Municipal de Padul.

- Biblioteca Provincial de Sevilla.

- Biblioteca Provincial de Córdoba.

- Biblioteca Provincial de Almería.

 

MADRID

 

- Biblioteca José Luis Sampedro (Chamberí). 

- Biblioteca de la Facultad de Filología de la Universidad Complutense de Madrid.

- Local Anarquista Magdalena.


BULGARIA


- Biblioteca Nacional de Bulgaria.

- Читалище Градище-1907. Своге.


ALEMANIA


- Centro Cultural Búlgaro de Berlín.


REPÚBLICA CHECA


- Centro Cultural Búlgaro de Praga.


CATALUNYA


- Biblioteca de la Facultat d'Humanitats de la Universitat Autònoma de Barcelona.

- Biblioteca Esquerra de l'Eixample - Agustí Centelles (Barcelona).

- Ignasi Iglésias - Can Fabra (Barcelona).

- Biblioteca Pública de Tarragona. PRÓXIMAMENTE

- Biblioteca Pública de Lleida. PRÓXIMAMENTE


ILLES BALEARS


- Biblioteca Ramon Llull de la Universitat de les Illes Balears.

- Biblioteca Municipal de Son Servera.

- Biblioteca Pública Insular d'Eivissa.


GALICIA


- Biblioteca Pública de Santiago de Compostela Ánxel Casal.


PAÍS VASCO


- Casa de Cultura Ignacio Aldecoa (Vitoria).

- Bidebarrieta (Bilbao).

- Biblioteca Central (San Sebastián).

- Casares-Tomasene Kultur Etxea-Centro Cultural (Altza).

- Ernest Lluch Kultur Etxea - Centro Cultural (Amara).

- Biblioteca Central de San Sebastián.

 

ASTURIAS

 

- Biblioteca d'Asturies "Ramón Pérez de Ayala" (Oviedo).

- Biblioteca Pública "Jovellanos" (Gijón).


CASTILLA Y LEÓN


- Biblioteca de Castilla y León (Valladolid).

- Biblioteca Pública de León.

- Biblioteca Pública de Soria. PRÓXIMAMENTE

- Biblioteca Pública de Burgos.

- Biblioteca Pública de Palencia. PRÓXIMAMENTE


LA RIOJA


- Biblioteca de La Rioja (Logroño).



Más información sobre los libros

 

- Nueva Poesía Social. La Antología

- El muchacho azul

- Muchacha blanca

- Urban Perfume

- En el filo de la aguja

El poemario "En el filo de la aguja" de Ruzha Vélcheva, ya a la venta

 La primera traducción de 2021 ya está disponible a la venta. Se trata del poemario "En el filo de la aguja" de la poeta búlgara Ruzha Vélcheva.

 

 

Ruzha Vélcheva es ingeniera de formación y poeta de corazón. Escribe poesía, relatos cortos y haiku. Ha publicado 15 libros. Es miembro del movimiento mundial “Poetas del Mundo”, del grupo poético búlgaro “Nueva Poesía Social”, de la “Liga de los Escritores Búlgaros en EEUU y por el Mundo” y de la “Unión de Escritores Búlgaros”.

Ruzha nació en 1946 en Pavlikeni pero desde 1956 vive en la antigua y pintoresca ciudad de Veliko Tárnovo (Bulgaria).

 

Algunos datos sobre esta edición:

- Traducción: Marco Vidal González
- Diseño de cubierta e ilustraciones: Vania Válkova
- Corrección: Martina Dobreva Kriviradeva
- Prólogo: Emilio Martín Paz Panana
- Lengua: búlgaro y español
- ISBN: 979-8594101951
- 109 páginas 
- Edición: La Tortuga Búlgara, 2020

 

¿Dónde se puede adquirir un ejemplar?

 

Por ahora solamente está disponible a la venta en Amazon. Si no vives en España, puedes comprarlo en la versión territorial de Amazon de tu país de residencia (Alemania, EEUU, Francia, Italia, Inglaterra...). Esperamos que pronto llegue a librerías de España y Bulgaria.


Más información sobre mis libros:

- El muchacho azul, de Aleksandar Vutimski

- Muchacha blanca, de Vladimir Sabourín

- Nueva Poesía Social. La Antología

- Urban Perfume, de Vania Válkova


Si quieres enterarte de todas nuestras novedades, síguenos en facebook

 

martes, 1 de diciembre de 2020

¡Esta navidad regala literatura!

 

 

Se acerca la navidad, un momento ideal, pese a las terribles circunstancias, de regalar literatura y de acercar al lector español la poesía búlgara contemporánea. 

 

También puede ser un regalo ideal para búlgaros residentes en España que quieren leer en búlgaro ya que estos libros incluyen los textos originales: se trata de ediciones bilingües, con textos paralelos en búlgaro y en español.

 

¿Dónde comprar?

 

- El muchacho azul: t.ly/9Ikq
- Nueva Poesía Social. La Antología: t.ly/125u
- Muchacha blanca: t.ly/zwsa

 

jueves, 26 de noviembre de 2020

Urban Perfume, de Vania Válkova, ya a la venta

La cuarta traducción de 2020 ya está disponible a la venta. Se trata del poemario "Urban Perfume" de la artista, diseñadora y poeta búlgara Vania Válkova.

 
Vania Válkova es diseñadora gráfica y multimedia, escultora y artista. Escribe poesía, así como textos de crítica artística y ensayo. Publica en diferentes ediciones digitales y en papel. Máster en Escultura y Diseño de Espacios y Publicidad en la Academia Nacional de Artes de Sofía y Pedagogía y Semiótica de las Bellas Artes en la Universidad San Clemente de Ohrid de Sofía (Bulgaria). Es redactora en la revista búlgara "Нова социална поезия" (Nueva Poesía Social) y una de las firmantes del Manifiesto de la Nueva Poesía Social. Ha publicado "Градът, като знак" (La ciudad como señal) en 2019 y en breve publicará su segundo libro "Отпечатъци" (Huellas).Traducción y selección de Marco Vidal González (poeta, traductor y bulgarista). 
 



Algunos datos sobre esta edición:

- Traducción: Marco Vidal González
- Diseño de cubierta: Vania Válkova
- Corrección: Katya Gérova
- Prólogo: Emilio Martín Paz Panana
- Lengua: búlgaro y español
- ISBN: 979-8693984363
- 187 páginas 
- Edición: La Tortuga Búlgara, 2020

 

¿Dónde se puede adquirir un ejemplar?


Por ahora solamente está disponible a la venta en Amazon. Si no vives en España, puedes comprarlo en la versión territorial de Amazon de tu país de residencia (Alemania, EEUU, Francia, Italia, Inglaterra...). Esperamos que pronto llegue a librerías de España y Bulgaria.


Más información sobre mis libros:

- El muchacho azul, de Aleksandar Vutimski

- Muchacha blanca, de Vladimir Sabourín

- Nueva Poesía Social. La Antología


Si quieres enterarte de todas nuestras novedades, síguenos en facebook

sábado, 21 de noviembre de 2020

"Vutimski es hombre de su tiempo", entrevista con el periódico de Svoge


¿Cómo surgió tu interés hacia la obra de Aleksandar Vutimski? ¿Cuándo ocurrió?

En 2017 descubrí de manera totalmente casual la poesía de Aleksandar Vutimski. El primer poema
suyo que leí fue “Poemas al muchacho azul”. Me quedé bastante impresionado por la imagen poética del muchacho azul y también por la sensación de melancolía que me invadió su poesía. También me impresionó el hecho de que Vutimski es uno de los primeros autores búlgaros en tratar la temática homoerótica y decidí continuar leyendo su obra literaria. Entonces empecé a leer sus relatos breves, sus ensayos, así como su novela “Los ojos que lloran”. Algo que valoro mucho en su obra es la fusión de lo colectivo-social y lo íntimo.

Hay otros temas en su poesía, como la pobreza, la lucha social por un mundo mejor, el alcoholismo, el horror de la guerra, la soledad en la gran ciudad, la decadencia... estos temas honran al autor. A través de sus ojos todo se vuelve azul, no solo los muchachos, sino también los carruajes, el sol, el cielo, los sombreros, los ojos, las manos, las boinas... El azul es el color de lo inaccesible, de lo inalcanzable, del delirio... de la embriaguez.

Solamente la poesía de Vutimski y la música de Boards of Canada (concretamente la canción Aquarius) consiguen tocar mi vena más melancólica y nostálgica. Inspirado por este grupo y por la poesía de Vutimski escribí mi primer relato corto en búlgaro “Синьото момче се оглежда“.

Más adelanté me fijé que el color azul está representado también en los Cds y en las letras de este grupo y entonces el azul pasó a ser un símbolo muy importante para mí. 

 
Os separan casi 80 años pero ambos, como autores, tenéis la misma edad. ¿Os hace más cercanos este hecho?

De hecho, cuando empecé a trabajar seriamente en la traducción de la obra poética de Vutimski tenía justo 24 años. Por entonces quería que el libro saliese antes de que cumpliera los 25 pero no fue posible. Creo que este hecho nos acerca, ya que antes de meterme de lleno con la traducción de su poesía no me había fijado en el dato de que Vutimski murió a los 24 años de edad. Sabía que había fallecido muy joven, de tuberculosis, y que no había logrado publicar su poemario, pero no tenía ni idea de que murió justo a la edad que tenía yo mientras lo traducía. Cuando me di cuenta de este detalle me sorprendí, y compartí emocionado este dato con mis amigos.

Pero hay otros hechos más interesantes que nos acercan. Uno de ellos es, de hecho, bastante curioso. Desde hace cierto tiempo enseño búlgaro a hispanohablantes y tengo un grupo de estudiantes de Berisso (Argentina), que son descendientes de emigrantes búlgaros que no han logrado conservar su lengua. Tienen gran interés hacia las tradiciones búlgaras, incluso tienen una asociación con biblioteca y organizan festivales de bailes folclóricos. Debido a su interés por la cultura búlgara les envío de vez en cuando traducciones de autores búlgaros contemporáneos, entre los cuáles se encuentra Vutimski.

Un día me escribió Macarena, una de las estudiantes del grupo de Berisso, para decirme que se había quedado impresionada no solo por la poesía de Vutimski, sino también por el parecido físico entre el autor y su primo y su hermano. Este hecho no sería tan sorprendente si su apellido no coincidiera con el del poeta búlgaro (cuyo nombre real es Aleksandar Vutov). Resulta que su bisabuelo es del pueblo Blasnichevo y se llamaba Ivan Stefanoff Voutoff. La diferencia en el apellido está en la transliteración del mismo.

 

La semejanza entre Vutimski y estos muchachos es evidente. Por desgracia no sabemos con certeza si su bisabuelo fue familiar del poeta, pero espero que si algún descendiente de Vutimski lee esto nos ayude a aclararlo. 

 

 

Otro hecho interesante es que un compañero de mi hermano, el bailaor Julio Ruíz, que no me conocía ni a mí ni a mis traducciones, está trabajando en un proyecto artístico en el que el color azul es representado por la música y el baile flamenco. Buscando en internet obras literarias inspiradas por el azul, encontró mi traducción de Vutimski.


Actualmente el joven bailaor está leyendo la poesía de Vutimski en español y me reconforta ver cómo unos poemas, escritos hace 80 años, pueden inspirar a artistas de otras culturas e incluso de otro siglo.


¿Consideras que la poesía de Vutimski es actual hoy en día?

Mientras el mundo en el que vivimos siga siendo así de injusto, mientras la gente continúe escondiendo y reprimiendo sus sentimientos, su poesía seguirá siendo actual. Igualmente, el tema del amor frustrado siempre será actual, independientemente de las condiciones políticas. El amor es un tema inherente al hombre y al escritor. Pero Vutimski la trata de una manera delicada y fina. Sus poemas de amor no son para nada pastelosos o ingenuos, a pesar de la temprana edad del autor. Sus poemas de amor, con la ambigüedad que los caracteriza, hace que el lector reflexione, logrando transmitir esa desesperación, provocada por la ausencia del amado y rozando, así, el nervio más emocional del lector.


Te interesas por la temática social, por la política y sociología, y además escribes en la revista Nueva Poesía Social. ¿Crees que la poesía y la literatura en general hacen del mundo un lugar mejor?

Creo que la poesía hace que los lectores reflexionen, cuestionen, e incluso puede darles valor y coraje para actuar. Puede que la poesía por sí misma no contribuya a que las cosas cambien pero sin duda hace que los lectores piensen, amplíen su horizonte e incluso los invoca a la lucha. 

Vutimski es hombre de su tiempo y como tal expresa a través de sus versos las aspiraciones y los problemas de su generación. Sus poemas más políticos (La Europa depredadora, Restaurante, Vagabundos) plantean temas como el colonialismo, el horror de la guerra, los privilegios y la hipocresía de la clase burguesa... Estoy convencido de que cualquiera que lea estos poemas reflexionará sobre estos problemas y cuanto menos se preguntará ¿por qué el mundo es así? 

Otra cuestión es, sin embargo, cómo puede lograrse un cambio real (pero aquí ya entramos en tema político). Pero una cosa está clara: si no reconocemos los problemas de nuestra sociedad, no habrá manera de cambiar el statu quo. Y la poesía tiene, precisamente, la fuerza de hacer que el hombre-lector reflexione, cuestione y reconozca su condición y la de sus contemporáneos.


¿Qué le une a nuestro país?

Estudié Filología Eslava en la Universidad de Granada y me especialicé en lengua y literatura búlgara. Es por esto por lo que me mudé a Sofía en 2016 y me quedé hasta finales de 2019. 

Pasé tres años en Sofía, un período en el que tuve la oportunidad de conocer mejor vuestra cultura, pero también la literatura. En 2018 conocí el movimiento literario búlgaro Nueva Poesía Social y en mayo de 2020 me propusieron unirme al equipo de la redacción de la revista. Actualmente vivo en España y trabajo como profesor online de español y búlgaro para extranjeros pero a pesar de la distancia mantengo el contacto con el país y continúo leyendo literatura búlgara contemporánea.

Ahora me encuentro terminando la traducción de otros tres poemarios de autores búlgaros y estoy releyendo la novela de Vutimski “Los ojos que lloran”. Espero muy pronto que la prosa de Vutimski vea la luz en español. 


¿Qué le deseas a los jóvenes de tu edad de nuestra ciudad?

Que se interesen por la literatura extranjera, así como por la de su tierra. Cuando estaba en Sofía, lejos de mis raíces, empecé a apreciar la literatura, la música y las tradiciones de mi país. También les deseo que sean ellos mismos y que no cedan ante los prejuicios ajenos.



En la publicación original del periódico ha sido eliminada, curiosamente, la mención que hago en la primera respuesta de que "Vutimski es uno de los primeros autores búlgaros en tratar la temática homoerótica". Evidentemente, ha sido una decisión de la redacción basada más en criterios morales que de estilo.

 

Más sobre Vutimski:

 

- Aleksandar Vutimski: El poeta azul

- El muchacho azul, libro de Aleksandar Vutimski

 

Hermanos del polvo: 6 poetas búlgaros contemporáneos

Hermanos del polvo: 6 poetas búlgaros contemporáneos es nuestro último título. Hermanos del polvo es una colección de poesía búlgara cont...